Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - via crucis - evangeli...s. lucas - viii estación cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

VIII Estación


 
versión para imprimir

VIII Estación
De la compasión, el don de un futuro

Había un hombre llamado José, miembro del Consejo, hombre bueno y justo, que no había asentido al consejo y proceder de los demás. Era de Arimatea, ciudad de Judea, y esperaba el Reino de Dios. Se presentó a Pilato, le pidió el cuerpo de Jesús y, después de descolgarle, le envolvió en una sábana y le puso en un sepulcro excavado en la roca en el que nadie había sido puesto todavía. Era el día de la Preparación y apuntaba el sábado. Las mujeres que habían venido con él desde Galilea fueron detrás y vieron el sepulcro y cómo era colocado su cuerpo. Luego regresaron y prepararon aromas y mirra. Y el sábado descansaron según el precepto.
(Lc 23, 50-56)


Duccio di Buoninsegna
Deposición


Hay alguien que se acerca a Jesús cuando ha muerto. Diríamos que es demasiado tarde cuando se acerca a su cuerpo apagado.

Es José de Arimatea, junto a algunas mujeres. Pidieron el cuerpo de Jesús. José de Arimatea lo descolgó de la cruz, lo envolvió en una sábana, y lo depositó en una tumba nueva, excavada en la roca. En esa tumba todavía no había sido depositado nadie. Era el día anterior al sábado. ¿Por qué estaban allí? José de Arimatea esperaba el reino de Dios. Quizá José y las mujeres recordaban su palabra y esperaban algo.

Pero, ¿qué se puede esperar de un muerto? ¿Qué se puede esperar de un vencido? ¿Qué se puede esperar de un hombre que no ha sido capaz ni siquiera de salvarse a sí mismo? Nada, casi nada, dirían todos. Sin embargo, la vida nueva, la salvación, viene de este cuerpo muerto, de este cuerpo crucificado.

Algunos regresaron a sus casas, satisfechos de haber vencido. Algunos volvieron a casa contentos después de haberle humillado. Otros pensaban en lo que había sucedido. Pero algunos se mantuvieron cerca de este cuerpo muerto, e hicieron lo que podían hacer, es decir, casi nada. Una sábana para un muerto y una tumba, un poco de aromas no se niega a nadie. A nadie se le niega la tumba. Pero la tumba significa también final, muerte, que ya nada es posible.

Una persona buena y justo no se adhirió a la decisión de matar a Jesús: de esta no adhesión nació un gesto de compasión hacia el muerto: descolgarle de la cruz, envolverle en una sábana, y depositarlo en una tumba donde todavía nadie había sido enterrado. Del rechazo a la condena nació la piedad de las mujeres venidas desde Galilea, que seguían a José con el cuerpo de Jesús, y que regresaron para preparar aromas y aceites perfumados.

Ante el sepulcro, ante el dolor de este mundo, ante la muerte, ante el sueño de los discípulos, ante las grandes llanuras de sufrimiento y de muerte, ante la violencia ciega, queda la fe en las palabras de Jesús que se confió al Padre. “Apuntaba el sábado”, empezaba a resplandecer la luz de un nuevo día, no eran sólo las luces de una ciudad que se preparaba para el gran día del reposo, sino también las luces de una nueva hora, de un nuevo día. Ante las llanuras del dolor, ante el sepulcro y todos los sepulcros, quien no se ha adherido a la decisión de matar no está llamado sólo a llorar, sino a creer, a rezar, y a tener esperanza en la llegada de una hora diferente.

Las palabras de la oración, ciertamente, son pocas y difíciles para un corazón aturdido, poco capaz de interrogarse o escuchar. Pero el Señor ha enseñado a los suyos a rezar. Que el recuerdo de las palabras del dolor del Señor acompañe el camino, los días, la oración y los interrogantes hacia el día de la Resurrección.





NOTICIAS RELACIONADAS
26 Noviembre 2016

En Adviento empezamos a publicar la Palabra de Dios cada día en inglés, francés, alemán, español y portugués en Facebook


Un servicio a la oración común que se suma a la aplicación para la oración ya disponible en italiano, también en versión móvil.
IT | EN | ES | DE | PT
19 Noviembre 2016

El patriarca de la Iglesia asiria Mar Gewargis III visita Sant'Egidio: "Esta fraternidad nos da esperanza"

IT | ES | DE | PT | CA | HU
15 Septiembre 2016

El breviario del sacerdote Jacques Hamel en San Bartolomeo entre la memoria de los mártires de nuestro tiempo


Jueves 15 de septiembre a las 20.00 horas
IT | EN | ES | DE | FR | PT
1 Septiembre 2016

1 de septiembre, memoria de Sant'Egidio . La Comunidad, que ha tomado su nombre da gracias en todo el mundo


Monje de Oriente que viajó a Occidente. Vivió en Francia y se convirtió en padre de muchos monjes. La Comunidad de Sant'Egidio debe su nombre a la iglesia de Roma dedicada al santo y lo recuerda en la oración, en todo el mundo
IT | EN | ES | DE | FR | PT | CA
29 Julio 2016

Las Comunidades de Sant'Egidio de Europa, en comunión con la Iglesia de Francia, oran el viernes 29 de julio por la paz y las víctimas del terrorismo

IT | EN | ES | DE | FR | PT | CA | RU | HU
28 Julio 2016
CRACOVIA, POLONIA

JMJ 2016: desde Cracovia los jóvenes invocan la paz para el mundo


Jóvenes de todos los continentes han orado por la paz con la Comunidad de Sant'Egidio durante la Jornada Mundial de la Juventud
IT | ES | FR | PT | RU
todas las noticias relacionadas

PRENSA RELACIONADA
22 Noviembre 2016
Osnabrücker Kirchenbote
Eine Kerze für jeden toten Flüchtling
18 Noviembre 2016
Vatican Insider
“La Parola di Dio ogni giorno 2017”
6 Noviembre 2016
Würzburger katholisches Sonntagsblatt
Von Gott berührt
20 Septiembre 2016
Vatican Insider
“Pace per le vittime delle guerre che inquinano i popoli di odio”
20 Septiembre 2016
Famiglia Cristiana
La pace unica strada dell'umanità ferita
todo relacionado con la prensa

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri