change language
usted está en: home - ecumenis...diálogo - encuentr...r la paz - cracovia 2009 cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

¡Ya ha llegado el Rejuguete 2016! De la ecología a la solidaridad, los niños también ayudan a África

Vuelve la iniciativa de venta de juguetes reciclados en las plazas de Europa para apoyar la lucha contra el sida en África. Todos los eventos

El libro para preparar la comida de Navidad con la Comunidad de Sant'Egidio está disponible online en 5 idiomas

Desde hoy es posible bajar gratuitamente la versión digital del libro "La comida de Navidad en inglés, francés, español, portugués, indonesiano".

En Adviento empezamos a publicar la Palabra de Dios cada día en inglés, francés, alemán, español y portugués en Facebook

Un servicio a la oración común que se suma a la aplicación para la oración ya disponible en italiano, también en versión móvil.

30 de noviembre: Ciudades por la Vida contra la Pena de Muerte

Todos los actos y cómo participar, en Roma y en el mundo. Mapa de las ciudades, últimas noticias, vídeo promocional. Visita esta página para conocer la última hora y compártela. El hashtag es #penademuertenunca
05/12/2016
Memoria de los pobres

La oración cada día


 
versión para imprimir
8 Septiembre 2009 18:45 | Plaza del Mercado

Intervención



Stanislaw Dziwisz


Cardenal, Arzobispo de Cracovia, Polonia

1. El Encuentro Internacional por la Paz “Hombres y Religiones” llega a su término. En nombre de la Iglesia de Cracovia y también –me atrevo a decir– en nombre de todos los habitantes de Cracovia, doy las gracias a todos aquellos que de algún modo han participado en el Encuentro. Doy las gracias por su presencia, por su reflexión, por su oración y por su amistad. Doy las gracias por los tres días de trabajo en las obras en las que hemos forjado la paz.

2. La paz es un don de Dios. La paz nace en el corazón del hombre, que considera a los demás como hermanos y hermanas. La paz es obra de las comunidades y de los pueblos que, conservando su identidad, se reúnen en la gran familia de los pueblos, y participan en una sorprendente sinfonía de lenguas, culturas y tradiciones.
La paz es un don frágil. Se ve amenazada por el egoísmo personal del hombre y por el egoísmo colectivo de las sociedades. Se ve amenazada por la falta de respeto por la diversidad. Se ve amenazada cuando actuamos según la ley de la fuerza y de la violencia y cedemos a la tentación del terrorismo. Se ve amenazada por la falta de solidaridad, sobre todo hacia los pobres y las víctimas de la injusticia.

3. El Encuentro por la Paz “Hombres y Religiones” ha querido recordar con fuerza que ninguna religión y ninguna fe puede ser chispa de conflictos, violencias y guerras. El nombre de toda religión es la paz, porque la paz es el nombre de Dios. Los participantes en el Encuentro no se han reunido para competir y luchar, sino para construir juntos vínculos recíprocos de fraternidad y reconciliación, vínculos sobre los que se sustenta la obra de la paz.

4. Estamos agradecidos porque la invocación de paz se ha elevado hasta el cielo de Cracovia, ciudad de la paz. Desde la ciudad del peregrino de paz Juan Pablo II, que salió de aquí para servir al hombre y anunciar la paz a la tierra inquieta.
Nuestra invocación de paz se ha esparcido por el mundo entero en estos días, en los que recordamos el setenta aniversario del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Hoy nos hemos convertido en peregrinos en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, calvario del siglo XX, y nos hemos dado cuenta de la monstruosa forma que puede asumir el mal. Hemos confiado al Señor Todopoderoso a las víctimas inocentes del odio, entre las que figuran las hijas y los hijos del pueblo judío, gitano, ruso, polaco y de los demás pueblos europeos. Hemos rezado para que no se repita jamás esta tragedia.
Nuestra invocación de paz se eleva en el veinte aniversario de la caída de los regímenes totalitarios en Europa centrooriental. Deseamos profundamente que todos los pueblos de la faz de la tierra vivan en libertad, libres de dictaduras e ideologías enloquecidas.

5. Doy las gracias a todos aquellos que han contribuido a organizar y llevar a cabo el Encuentro Internacional por la Paz. Que todas las instituciones y personas se sientan incluidas en este agradecimiento. Expreso una gratitud particular a la Comunidad de Sant’Egidio, que con la archidiócesis de Cracovia, ha preparado el Encuentro. Doy las gracias a la Comunidad por su fidelidad a la herencia de Juan Pablo II, por  haber mantenido viva la memoria de aquella realidad llamada Asís.
¡Gracias por el Espíritu de Asís en Cracovia!


Cracovia 2009

El saludo del papa Benedicto XVI en el Ángelus


{PROGRAMMA_BOX_PP}

Programa

Italiano - English - Polski


05/12/2016
Memoria de los pobres

La oración cada día


Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri