news

Dolor por el fallecimiento de Tamara Chikunova, querida amiga de Sant'Egidio, una madre contra la pena de muerte

31 Marzo 2021

Pena de muerte

Compartir En

Una amistad larga e intensa ha unido a la Comunidad de Sant’Egidio con Tamara Ivanovna Chikunova, fallecida anoche en Novara, donde durante los últimos años vivió junto a la Comunidad.

Comenzó en 2002 con una carta acerca de su compromiso por abolir la pena de muerte en Uzbekistán, a la que siguió poco después su participación en la fundación de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte (WCADP) en Sant'Egidio en una visita a Tashkent en 2003. Esta amistad se ha convertido a lo largo de los años en un fuerte vínculo, que ha hecho que el dolor de Tamara se convierta en un compromiso fuerte contra la injusticia de la pena de muerte y la ha convertido en la dulce y amable referencia de muchos jóvenes.

Tamara era una mujer rusa que se encontraba en la capital de Uzbekistán en el momento de la disolución de la Unión Soviética y allí siguió viviendo en el país de Asia Central. En 1999 su hijo Dmitry fue injustamente condenado a muerte y le dispararon el 10 de julio de 2000: tenía 29 años. La madre no fue advertida de la ejecución y ni siquiera pudo saludarlo por última vez. Ni siquiera el cuerpo de su hijo fue devuelto, como exige la ley uzbeka para todos los condenados a muerte.

Tras la tragedia de su familia, la elección de Tamara fue luchar para evitar que volvieran a ocurrir casos similares. Decidió fundar la asociación pública "Madres contra la pena de muerte y la tortura" junto con otras mujeres que, como ella, habían perdido a sus hijos tras la pena de muerte. Con ellas se inició un compromiso valiente e inteligente por la defensa legal de los condenados y por la abolición de la pena de muerte en Uzbekistán.

Gracias al trabajo y la mediación de su organización, mediante la contratación de abogados, Tamara Chikunova ayudó a salvar la vida de 23 condenados a muerte, logrando que sus penas de muerte fueran conmutadas por cadena perpetua o prisión. Su compromiso, apoyado por la Comunidad de Sant’Egidio a nivel internacional, llevó a la abolición de la pena de muerte en Uzbekistán el 1 de enero de 2008.
Así Tamara recordó su compromiso: “Yo era una mujer pequeña derrotada, trabajé para hacer que la vida ganara. A principios de 2002 escribí una carta a la Comunidad de Sant’Egidio, buscando ayuda para mí y para mi misión: liberar a los condenados a muerte. ¡Doy gracias al Señor porque no nos hemos alejado desde entonces! A lo largo de los años se han realizado milagros, hemos podido salvar la vida de muchos jóvenes condenados a muerte en mi país. ¡Realmente he recibido la señal del amor de Dios! ¡Dios me dio la fuerza para perdonar a todos los responsables de la ejecución de mi hijo! ¡Y al encontrar la fuerza para perdonar, me volví más fuerte!".

Mientras tanto, nuestra mirada se había ampliado a otros países de la zona y Tamara Chikunova había hecho una contribución importante al proceso que condujo a la abolición de la pena de muerte en Kirguistán, Kazajstán y Mongolia.
Tamara sintió con urgencia su responsabilidad de dar testimonio y de contribuir a la abolición de la pena de muerte en el mundo, a la difusión de una cultura de la compasión y la vida, a una humanización de las condiciones de los presos, por los que sentía una empatía profunda. No se cansó nunca de hablar en público, desde muchas conferencias hasta la participación en los Encuentros Internacionales de Oración por la Paz y los Congresos de los ministros de justicia, promovidos por Sant’Egidio. En particular, sintió la necesidad de hablar con los jóvenes para contrarrestar la propagación de una cultura de odio y venganza, y no escatimó esfuerzos para reunirse con estudiantes en muchos países europeos.
Obligada a abandonar Uzbekistán tras serias amenazas a su vida, encontró un hogar y una familia gracias a la Comunidad de Sant’Egidio de Novara, que en 2009 la acogió con generosidad y gran amor. En Novara, donde ha vivido en los últimos años y desde donde solía ir a Rusia y a su amado San Petersburgo, estuvo profundamente involucrada en la vida de San Egidio, cuyo espíritu y amistad compartía fraternalmente.

Una mujer generosa, valiente e incansable, Tamara, aunque enferma, en los últimos años también se dedicó a conocer a los reclusos de las cárceles italianas y alemanas, a quienes dirigía discursos apasionados y conmovedores. Una de sus preocupaciones era el único país europeo donde todavía se aplica la pena de muerte. De hecho, gran parte de su energía se dirigió a Bielorrusia y fue nombrada delegada del Consejo de Europa para el tema de la pena capital en ese país.
Su mirada, que ocultaba un orgullo ancestral tras un velo de tristeza, comunicaba la compasión que movió su vida tras la muerte de su hijo.

Mujer creyente, dejó un mensaje de vida, de humanidad, de paz, al que estamos profundamente agradecidos. En Barcelona en 2010, en su intervención en el encuentro de Oración por la Paz promovido por Sant’Egidio, dijo: "Ahora es el momento de luchar por el alma del pueblo. De lo contrario, el vacío espiritual se llena rápidamente con otras ideas… ”. Su profunda convicción era que "Dios no es un juez, sino un padre que perdona".



Dolor por el fallecimiento de Tamara Chikunova, querida amiga de Sant'Egidio, una madre contra la pena de muerte
Dolor por el fallecimiento de Tamara Chikunova, querida amiga de Sant'Egidio, una madre contra la pena de muerte
Dolor por el fallecimiento de Tamara Chikunova, querida amiga de Sant'Egidio, una madre contra la pena de muerte
Dolor por el fallecimiento de Tamara Chikunova, querida amiga de Sant'Egidio, una madre contra la pena de muerte
Dolor por el fallecimiento de Tamara Chikunova, querida amiga de Sant'Egidio, una madre contra la pena de muerte
Dolor por el fallecimiento de Tamara Chikunova, querida amiga de Sant'Egidio, una madre contra la pena de muerte
Dolor por el fallecimiento de Tamara Chikunova, querida amiga de Sant'Egidio, una madre contra la pena de muerte