news

La pena de muerte en el mundo y aquellas señales positivas: Las ejecuciones bajan de 1500 a 483. Correspondencia con condenados a muerte

6 Diciembre 2021

Pena de muerteCiudades por la vida

Entrevista a Mario Marazziti en Il Corriere della Sera

Compartir En

«La pena de muerte es una pandemia que ha acompañado al hombre desde la época del código de Hammurabi. Ahora, sin embargo, está perdiendo carga viral y no para de crecer la lista de países que rechazan este instrumento bárbaro, que ahora a nivel de la comunidad internacional recibe la misma consideración que crímenes como la tortura o la esclavitud».
Marazziti, de la Comunidad de Sant'Egidio, es cofundador de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte, después de años de lucha, finalmente ve señales positivas, «pero aún queda mucho por hacer. Hay al menos 32.000 personas condenadas a muerte en los corredores de la muerte. Y hoy (ayer para el lector) que se celebra el Día Internacional de los Voluntarios, me gustaría agradecer a las miles de personas que escriben a los presos condenados a muerte. Como Comunidad en 20 años hemos puesto en contacto a más de 15.000 voluntarios con personas encerradas en corredores de la muerte de 8 países del mundo. Escribir a los presos es un importante acto de generosidad».

¿Por qué?
«Las relaciones epistolares son muy complicadas, pero humanizan la terrible situación de quienes viven en los corredores de la muerte. Las cartas que llegan del exterior a menudo representan el único intercambio humano que tienen estas personas. A veces estas relaciones han sido el inicio de movilizaciones que nos han permitido anular sentencias impuestas a personas inocentes».

¿Cuáles son los países donde el número de ejecuciones sigue siendo alto?
«Ciertamente países como Irán o estados árabes como Irak, Arabia Saudí, que sin embargo registran un declive. En Egipto, desafortunadamente, se han triplicado de un año para otro».

Luego está el capítulo de China, se habla de miles de ejecuciones cada año, con tráfico de órganos...
«China, Corea del Norte y Vietnam no proporcionan datos, pero se cree que hay muchas muertes, aunque haya señales de atenuación del fenómeno. En China, por ejemplo, la jurisdicción para las penas capitales se ha eliminado recientemente de los tribunales locales y se estima que esta medida por sí sola redujo el número de ejecuciones en un 30%».

Y en Estados Unidos, ¿cuál es la situación?
«Estamos en los mínimos de los últimos 20 años, a pesar de que en los últimos seis meses de la presidencia de Trump en Iowa se llevaron a cabo 13 sentencias, una escalada sin precedentes en la historia del país».

¿Datos generales a nivel mundial?
«La situación ha mejorado significativamente. En 1977 había 16 países abolicionistas, hoy son 144, los países que por ley o en la práctica la han abolido. Y entre los 55 países mantenedores en 2020, solo 18 la aplicaron realmente. Las ejecuciones registradas en los últimos 5 años se han reducido tres veces, cayendo en todo el mundo de más de 1500 a 483, a pesar de que faltan datos de algunos países, como China».

¿A qué se debió esta caída?
«Sin duda, el trabajo de entidades importantes como la Unión Europea y la Iglesia, pero también la movilización de asociaciones, organismos y comunidades. En 2001, Sant'Egidio
 lanzó el movimiento Ciudades por la Vida, que nació con la adhesión de 58 ciudades. Hoy en día son 2.446, incluidas capitales de estados que aún no han abolido la pena de muerte, como Seúl (Corea del Sur) y Dakar (Senegal)».

Artículo de Paolo Foschi en
Il Corriere della Sera

[Traducción de la redacción]