news

Curas para niños con epilepsia: con la Clínica DREAM también es posible en la República Centroafricana

13 Diciembre 2021 - BANGUI, REPÚBLICA CENTROAFRICANA

ÁfricaDream

Datos e historias

Compartir En

En la República Centroafricana, en Bangui, la Clínica DREAM, de la Comunidad de Sant'Egidio, trabaja desde el comienzo de su actividad para garantizar la atención médica gratuita para el VIH/sida, la epilepsia, el asma, la hipertensión y la diabetes. En particular, la Clínica ha atendido a un gran grupo de niños con epilepsia, una enfermedad que es muy común en el país en la población menor de edad.
La epilepsia es una enfermedad cerebral crónica que, según la OMS, afecta a 50 millones de personas en todo el mundo, de las cuales el 80 por ciento vive en países de bajos ingresos. En el África subsahariana se producen más de un tercio de todas las muertes relacionadas con la epilepsia. La gran mayoría de los pacientes epilépticos en África no tienen acceso al tratamiento, y los neurólogos son, en promedio, de 1 por cada 3 a 5 millones de habitantes.

Para garantizar la asistencia médica y el acceso al tratamiento para los niños con epilepsia en la República Centroafricana, el programa Dream de la Comunidad de Sant'Egidio, gracias al apoyo de la Fundación Mariani y del Instituto Neurológico Besta de Milán, ha formado al personal sanitario para el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad. Además, la Sociedad Italiana de Neurología ha donado a DREAM un videoelectroencefalógrafo que permite a los sanitarios tener una segunda opinión de forma remota a través de un sistema de telemedicina. La Clínica DREAM se ha convertido en el centro de referencia para pacientes epilépticos del país.

La historia de Davila. Una "curación contagiosa"

El tratamiento de la epilepsia, que en los países de rentas altas ya es común y habitual, nos permite liberar vidas que permanecerían atrapadas en la enfermedad y escribir historias reales de resurrección.

Es lo que le pasó a Davila. La conocimos hace dos años, tenía 16 años y venía de un barrio pobre de las afueras de Bangui. Tuvo una infancia muy difícil debido a su epilepsia. Su madre nos contó de inmediato que la vida de toda la familia quedó trastocada cuando la niña empezó a tener las primeras convulsiones. En África, existe la creencia generalizada de que la epilepsia es una maldición, no una enfermedad. Se cree que es un acto de brujería que se apodera de los cuerpos de las personas y que es peligroso acercarse a ellas. Davila fue sometida durante años a violentos ritos y a extrañas dietas. La familia estaba aislada del resto del barrio y de sus familiares. Durante muchos años la joven Davila siguió teniendo convulsiones, incluso más de seis al día, y empeoraba cada vez más.
A principios de 2020, fue hospitalizada en condiciones muy graves. Entonces la  madre supo que se había abierto una clínica en Bangui que podía ayudar a su hija, la Clínica DREAM. En menos de dos años de tratamiento para la epilepsia, las convulsiones habían desaparecido, Davila empezó a salir de la casa, ya no le tenía miedo de los demás, ni los demás de ella. Este año ha empezado a ir a la escuela y, con 18 años, ha empezado a leer y escribir. Es como una vida nueva, la esperanza ha vuelto y ha sido una verdadera revolución no solo para la familia sino para todo el barrio.
El sábado, en la Escuela de la Paz de Sant'Egidio, Davila muestra con orgullo sus cuadernos con los primeros avances en alfabetización. Su madre ha empezado a hacer de activista para DREAM, hablando con las madres de otros niños epilépticos, y explicando que hay una cura y otro futuro para sus hijos. Todos los días, muchas personas llaman a la puerta de la clínica y buscando medicamentos y esperanza de curación.

AYUDA AL PROGRAMA DREAM PARA LA SALUD DE TODOS EN ÁFRICA



Curas para niños con epilepsia: con la Clínica DREAM también es posible en la República Centroafricana
Curas para niños con epilepsia: con la Clínica DREAM también es posible en la República Centroafricana
Curas para niños con epilepsia: con la Clínica DREAM también es posible en la República Centroafricana