Oración de la Santa Cruz

Comparteix-Ho


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ezequiel 37,1-14

La mano de Yahveh fue sobre mí y, por su espíritu, Yahveh me sacó y me puso en medio de la vega, la cual estaba llena de huesos. Me hizo pasar por entre ellos en todas las direcciones. Los huesos eran muy numerosos por el suelo de la vega, y estaban completamente secos. Me dijo: "Hijo de hombre, ¿podrán vivir estos huesos?" Yo dije: "Señor Yahveh, tú lo sabes." Entonces me dijo: "Profetiza sobre estos huesos. Les dirás: Huesos secos, escuchad la palabra de Yahveh. Así dice el Señor Yahveh a estos huesos: He aquí que yo voy a hacer entrar el espíritu en vosotros, y viviréis. Os cubriré de nervios, haré crecer sobre vosotros la carne, os cubriré de piel, os infundiré espíritu y viviréis; y sabréis que yo soy Yahveh." Yo profeticé como se me había ordenado, y mientras yo profetizaba se produjo un ruido. Hubo un estremecimiento, y los huesos se juntaron unos con otros. Miré y vi que estaban recubiertos de nervios, la carne salía y la piel se extendía por encima, pero no había espíritu en ellos. El me dijo: "Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre. Dirás al espíritu: Así dice el Señor Yahveh: Ven, espíritu, de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos para que vivan." Yo profeticé como se me había ordenado, y el espíritu entró en ellos; revivieron y se incorporaron sobre sus pies: era un enorme, inmenso ejército. Entonces me dijo: "Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel. Ellos andan diciendo: Se han secado nuestros huesos, se ha desvanecido nuestra esperanza, todo ha acabado para nosotros. Por eso, profetiza. Les dirás: Así dice el Señor Yahveh: He aquí que yo abro vuestras tumbas; os haré salir de vuestras tumbas, pueblo mío, y os llevaré de nuevo al suelo de Israel. Sabréis que yo soy Yahveh cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de vuestras tumbas, pueblo mío. Infundiré mi espíritu en vosotros y viviréis; os estableceré en vuestro suelo, y sabréis que yo, Yahveh, lo digo y lo haga, oráculo de Yahveh."

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La mano del Señor "saca" al profeta y le muestra una vega llena de huesos secos. "Estos huesos son toda la casa de Israel -le dice el Señor al profeta-. Ellos andan diciendo: Se han secado nuestros huesos, se ha desvanecido nuestra esperanza, todo ha acabado para nosotros". Oyendo estas palabras parece que oímos las palabras de mucha gente de nuestro mundo, mujeres y hombres que han perdido la esperanza, personas cuya vida se ha secado por el dolor y por la falta de amor, ancianos abandonados hasta la muerte en residencias, gente afligida por la guerra y consumida por la miseria. Aquella vega llena de huesos no parece muy distinta de la pandemia que ha afectado al mundo entero: el mundo parece realmente que no tenga futuro, vida ni esperanza a causa de las consecuencias de la pandemia. ¿Hay alguna respuesta a este dolor y a la muerte que ha afectado la vida de mucha gente? Dios le dice al profeta: "Profetiza sobre estos huesos. Les dirás: Huesos secos, escuchad la palabra del Señor. Así dice el Señor Dios a estos huesos: He aquí que yo voy a hacer entrar el espíritu en vosotros, y viviréis". En tiempos difíciles, la Palabra de Dios responde incluso a los momentos de gran sufrimiento. Dios no nos abandona a la muerte, ni tampoco al pesimismo y a un victimismo inútil. Aquella invitación de Dios hoy se nos hace también a nosotros, a nuestras comunidades, a la Iglesia entera y a todo hombre y toda mujer que han perdido la esperanza y se han encerrado por miedo y porque creen que no se puede hacer nada. El espíritu de Dios, como en la narración de la creación, puede hacer que unos huesos secos revivan, puede devolver la vida, puede dar vida y futuro. El espíritu viene de los cuatro vientos, de las cuatro partes del mundo, como para indicar que la Palabra de Dios crea un centro nuevo, una vida nueva para todos.