Memoria de la Iglesia

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Juan 8,51-59

En verdad, en verdad os digo:
si alguno guarda mi Palabra,
no verá la muerte jamás.» Le dijeron los judíos: «Ahora estamos seguros de que tienes un demonio. Abraham murió, y también los profetas; y tú dices: "Si alguno guarda mi Palabra,
no probará la muerte jamás." ¿Eres tú acaso más grande que nuestro padre Abraham, que murió? También los profetas murieron. ¿Por quién te tienes a ti mismo?» Jesús respondió: «Si yo me glorificara a mí mismo,
mi gloria no valdría nada;
es mi Padre quien me glorifica,
de quien vosotros decís: "El es nuestro Dios", y sin embargo no le conocéis,
yo sí que le conozco,
y si dijera que no le conozco,
sería un mentiroso como vosotros.
Pero yo le conozco, y guardo su Palabra. Vuestro padre Abraham se regocijó
pensando en ver mi Día;
lo vio y se alegró.» Entonces los judíos le dijeron: «¿Aún no tienes cincuenta años y has visto a Abraham?» Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo:
antes de que Abraham existiera,
Yo Soy.» Entonces tomaron piedras para tirárselas; pero Jesús se ocultó y salió del Templo.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

"En verdad, en verdad os digo: si alguno guarda mi palabra, no verá la muerte jamás". Esta afirmación que abre el pasaje evangélico de este día habla claramente de la fuerza liberadora de la Palabra de Dios. La insistencia sobre la escucha y la obediencia al Evangelio muestra a los discípulos el camino a seguir para ser liberados de las esclavitudes del mundo, incluida la muerte. Es verdaderamente extraordinario que, mientras el Señor quiere regalarnos la vida "eterna" (que no acaba con la muerte), nosotros en cambio nos resistamos a sus palabras. Muchos miran con desconfianza y hostilidad el ofrecimiento generoso que el Señor hace de una vida diferente, más humana y llena de sentido; hay como un rechazo por nuestra parte de este amor tan grande. Si acaso se acepta el Evangelio a condición de que sea menos exigente, que no moleste demasiado, que no pretenda cambiar demasiado la vida y las costumbres. Es fácil que incluso nosotros nos sumemos al interrogante de los que querían poner en duda la autoridad de Jesús: "¿Eres tú acaso más grande que Abrahán?". La intención era limar el Evangelio, vaciarlo de su fuerza, rebajarlo hasta la normalidad. "¿Por quién te tienes a ti mismo?", le dicen con descaro. En efecto, sólo Dios puede vencer la muerte, y esto es precisamente el Evangelio, la buena noticia, que Jesús ha venido a traer al mundo. Si el Evangelio pierde esta profecía se diluye su alteridad respecto al mundo; si no indica la meta del cielo es como matarlo. Jesús responde una vez más que él no se exaltaba a sí mismo: sus palabras provienen del conocimiento directo del Padre que está en los cielos. Es él quien lo ha enviado, y se presenta como el primero que escucha y obedece. Podríamos decir que Jesús profesa con claridad su "fe" cuando afirma: "Si dijera que no le conozco, sería un mentiroso como vosotros. Pero yo le conozco, y guardo su palabra. Vuestro padre Abrahán se regocijó pensando en ver mi Día; lo vio y se alegró". Es una referencia a la visión que Dios le mostró a Abrahán, y que él, con fe y regocijo, aceptó. La opción de seguir el Evangelio requiere el abandono de una forma de vida replegada sobre sí misma para acoger con alegría la visión de Dios, su diseño de amor del que nos quiere hacer partícipes. Si nos encerramos en nuestro egocentrismo, nos pareceremos fácilmente a aquellos que escuchaban a Jesús, que primero critican a Jesús con hastío y luego recogen piedras para lapidarlo. Las piedras son también nuestros sentimientos y conductas, que bloquean el Evangelio y su fuerza. El Señor quiere discípulos que sepan escucharlo y acoger el designio de amor del Padre, que quiere la salvación de todos.