Memoria de la Madre del Señor

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 17,1-11a

Así habló Jesús, y alzando los ojos al cielo, dijo:
«Padre, ha llegado la hora;
glorifica a tu Hijo,
para que tu Hijo te glorifique a ti. Y que según el poder que le has dado sobre toda carne,
dé también vida eterna
a todos los que tú le has dado. Esta es la vida eterna:
que te conozcan a ti,
el único Dios verdadero,
y al que tú has enviado, Jesucristo. Yo te he glorificado en la tierra,
llevando a cabo la obra que me encomendaste realizar. Ahora, Padre, glorifícame tú, junto a ti,
con la gloria que tenía a tu lado
antes que el mundo fuese. He manifestado tu Nombre a los hombres
que tú me has dado tomándolos del mundo.
Tuyos eran y tú me los has dado;
y han guardado tu Palabra. Ahora ya saben
que todo lo que me has dado viene de ti; porque las palabras que tú me diste se las he dado a ellos,
y ellos las han aceptado
y han reconocido verdaderamente que vengo de ti,
y han creído que tú me has enviado. Por ellos ruego;
no ruego por el mundo,
sino por los que tú me has dado,
porque son tuyos; y todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío;
y yo he sido glorificado en ellos. Yo ya no estoy en el mundo,
pero ellos sí están en el mundo,
y yo voy a ti.
Padre santo,
cuida en tu nombre a los que me has dado,
para que sean uno como nosotros.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Evangelio nos presenta la primera parte de la oración que Jesús dirige al padre al finalizar el largo discurso a los discípulos. Y empieza la larga oración con aquel apelativo único para él: "Padre". Había utilizado el mismo término en otras dos ocasiones: antes de resucitar a Lázaro y cuando Felipe le presenta a los griegos. Jesús sabe que ha llegado su «hora», el momento culminante de su misión, que era el motivo por el que había venido a la tierra; y le pide al «Padre» que le «glorifique», es decir, que lleve a cabo la obra que Él mismo le había encomendado: hacer partícipes a los discípulos de la vida eterna; y explica en qué consiste: «Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo». Esa es, efectivamente, la obra de Jesús. Ahora quiere presentarles al Padre: "Tuyos eran y tú me los has dado", como si quisiera resaltar que la elección de los discípulos no fue casual. Jesús eligió a los discípulos después de haber rezado. Aquel pequeño grupo es fruto de la oración. Es un don del Padre. Además, muchas veces Jesús repite que él vino a cumplir la voluntad del Padre y no la suya; y esto es lo que enseñó también a aquellos discípulos. Realmente hizo que se dirigieran al Padre que está en el cielo; y lo dice: "Ahora ya saben que todo lo que me has dado viene de ti". Ahora son ellos los herederos de esa revelación que, a su vez, deben comunicar a los demás. Jesús va a confiarles su misma obra. Les conoce bien, uno a uno, conoce sus virtudes pero también sus debilidades, sus defectos, sus avaricias. La oración al Padre es por ellos: «Por ellos ruego». El alma de Jesús está llena de pensamientos y de preocupaciones. Su principal preocupación, ahora, son aquellos discípulos, no él mismo y lo que le espera. En Getsemaní, dentro de poco, le confiará al Padre la preocupación por el cáliz que deberá beber, aunque inmediatamente se abandona a Él. En ese momento la oración es para aquel pequeño grupo de discípulos. Y les confía al Padre para que les proteja. Jesús sabe que el príncipe del mal intentará de todos modos separarles del Evangelio. Ahora que está dejando este mundo, quiere que el Padre les custodie y les proteja. Es una oración que Jesús continúa haciendo todavía hoy en el cielo para que el Padre custodie a todos sus discípulos y les libre del mal. Es realmente la oración «sacerdotal» por todo el pueblo.