Memoria de la Madre del Señor

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 11,20-24

Entonces se puso a maldecir a las ciudades en las que se habían realizado la mayoría de sus milagros, porque no se habían convertido: «¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que se han hecho en vosotras, tiempo ha que en sayal y ceniza se habrían convertido. Por eso os digo que el día del Juicio habrá menos rigor para Tiro y Sidón que para vosotras. Y tú, Cafarnaúm, ¿hasta el cielo te vas a encumbrar? ¡Hasta el Hades te hundirás! Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que se han hecho en ti, aún subsistiría el día de hoy. Por eso os digo que el día del Juicio habrá menos rigor para la tierra de Sodoma que para ti.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El amor apasionado de Jesús se convierte en reproche por la dureza. Jesús ama y por eso ayuda a todos a ver su pecado. Reprende a su generación porque rechazó la predicación del Bautista y estaba haciendo lo mismo con la suya. Aquella generación manifestaba así que se negaba a acoger el diseño salvador que presentaba el Bautista. Y ahora rechazaban también el mensaje que Jesús había venido a traer. Así las cosas, Jesús se dirige a dos ciudades de Galilea que están cerca de Cafarnaún y las apostrofa duramente: «¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida!». Les reprocha que hayan rechazado la predicación de Jesús a pesar de los numerosos milagros que ha hecho entre ellos. Se trata del empecinamiento de los habitantes de las dos ciudades por no acoger el Evangelio en su corazón y por no convertirse. Jesús recuerda dos antiguas ciudades paganas, Tiro y Sidón, que sin duda habrían hecho penitencia y ayuno si hubieran asistido a los milagros hechos en Corazín y Betsaida. Es un grito de desánimo de Jesús, que ve cómo caen en saco roto años de predicación y de acción cariñosa con todos. La falta de acogida también es un misterio. La autosuficiencia y el orgullo llevan inexorablemente a cerrar el corazón y la mente. De ahí el severísimo juicio de Jesús sobre las dos ciudades. Y luego Jesús apostrofa también Cafarnaún, donde había puesto su morada junto a los discípulos: «¡Hasta el Hades te hundirás!». Jesús parece que no se refiere solo a los habitantes, sino a la ciudad misma. Efectivamente, hay un vínculo entre los habitantes y la ciudad en la que viven. Podríamos decir que la vida asociada es el resultado de la calidad de la vida de sus habitantes. Si hay desinterés por la vida asociada y cada uno piensa solo en sus cosas, la ciudad se autodestruye. Los cristianos tienen una responsabilidad hacia la ciudad en la que viven. Deben ser el alma de la ciudad para ayudar a los hombres y las mujeres que en ella habitan a vivir en paz y en armonía.