news

Tras el gravísimo ataque a la sinagoga de Halle (Alemania), manifestación y llamamiento contra toda forma de antisemitismo y de racismo. Sábado 12 de octubre, Roma.

10 Octubre 2019

16ottobre1943Memoria históricaAntisemitismo

Compartir En

El terrible atentado del miércoles en Alemania, que provocó víctimas inocentes, debe hacer reaccionar a Europa frente a la amenaza de un antisemitismo, de fondo nazi, que es cada vez más preocupante y que está asociado a manifestaciones de racismo contra todo tipo de minorías. Por eso la tradicional marcha, organizada por la Comunidad de Sant’Egidio junto a la comunidad judía de Roma, en recuerdo de la deportación del 16 de octubre de 1943 este año será una manifestación de recuerdo y al mismo tiempo de solidaridad.

Así lo expresará el llamamiento que surgirá tras la manifestación del próximo sábado en el centro de Roma, en la que participarán ciudadanos romanos de todas las edades y religiones, entre los que habrá estudiantes de centros educativos de Roma e inmigrantes "nuevos italianos". Será una ocasión para distanciarse de un lenguaje de odio y una propaganda que hacen más dura la convivencia y abren las puertas a actos de violencia.  

La marcha silenciosa por las calles de Trastevere y por el barrio judío irá acompañada de algunos carteles con los nombres de los campos de concentración nazis y terminará en el Templo mayor de Roma con las intervenciones de algunas personalidades.

 

Sábado 12 de octubre de 2019, a las 19.15 h

cita en la plaza de Santa María de Trastevere, para ir hacia el Portico d'Ottavia siguiendo, en sentido contrario, el camino que hicieron los deportados del 16 de octubre de 1943, que desde el barrio judío de Roma fueron llevados al Colegio militar de Trastevere, antes de ser encarcelados  en los trenes con destino a Auschwitz-Birkenau.

 

Al final de la marcha, en la que participarán autoridades civiles e institucionales, intervendrán entre otros la presidenta de la comunidad judía de Roma, Ruth Dureghello, el presidente de la Comunidad de Sant’Egidio, Marco Impagliazzo, el rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni, y el presidente de la Comisión por el Ecumenismo y el diálogo interreligioso de la Conferencia Episcopal de Italia, el obispo Ambrogio Spreafico.