news

El gesto del Papa que rema con nosotros en la resistencia contra el mal. Editorial de Andrea Riccardi en el Corriere della Sera

4 Abril 2020

Andrea RiccardiPapa Franciscocoronavirus

Compartir En

El Papa Francisco entró anoche en las casas de los italianos por el canal Tg1: "Si me lo permiten, me gustaría conversar con ustedes por unos momentos...". Habló de la pandemia, terminando con un acento que recordaba a Juan XXIII: «Haced un gesto de ternura hacia los que sufren, hacia los niños, hacia los ancianos. Decidles que el Papa está cerca y reza ... ».

El mensaje llega en una Semana Santa sin liturgias de pueblo: nunca había sucedido antes en la historia del cristianismo italiano. Hay desorientación. Francisco reiteró que, a pesar de ser una Pascua anómala, "la vida ha vencido a la muerte". A los italianos preocupados por el futuro, les habló de la esperanza "de un tiempo mejor, en el que podamos ser mejores, finalmente liberados del mal y de esta pandemia". Es otro paso del Papa que, en la época del Covid-19, ha retomado el diálogo Urbi et Orbi, que comenzó en solitario en el crucifijo "milagroso" de San Marcello (fue la plaga de Roma en 1522).

Durante siglos, la Iglesia ha enfrentado epidemias, guiando al pueblo a la resistencia. El pueblo hoy no puede reunirse. Aquí la vergüenza. Francesco, el 27 de marzo, habló el lenguaje del "aislamiento" (rompiéndolo) en una plaza de San Pietro completamente vacía. Solo y frágil, casi luchando en oración. Se conectó con sus predecesores en las crisis italianas: Pío XII en San Lorenzo bombardeado en 1943; Pablo VI, enfermo, en San Giovanni después del asesinato de Aldo Moro en 1978; Juan Pablo II con la "Gran Oración por Italia" de 1994, ante las amenazas secesionistas. El lenguaje religioso no es improvisado u oportunista, sino que tiene una historia y se mide justamente por la historia de muestro tiempo hoy.

Los líderes católicos (salvo algunas excepciones) estuvieron ausentes en las primeras semanas de la epidemia, algo que se explica por la dificultad en leer la historia. Se ha terminado un poco aplastado frente a las directivas estatales en cuanto a la gestión de las iglesias y el culto. En realidad, las motivaciones y las experiencias espirituales tienen un efecto positivo en la resistencia al mal. De hecho, la puerta abierta de una iglesia significa justamente esto, incluso si solo hay personas pobres dentro y alguien en silencio. De hecho, la ausencia es de todos los italianos ante una novedad absoluta y global. Francisco se ha sintonizado rápidamente. Lo demuestran las escuchas y reproducciones de su discurso del 27 de marzo (diecisiete millones en Italia y 180 redes en el mundo).

Dijo algo que muchos sienten: "Nos hemos dado cuenta de que estamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados, pero al mismo tiempo importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos ...". Estas palabras reflejan un antiguo sentimiento italiano, que ha visto a papas y obispos en la "barca". Un día de marzo de 1944, en Roma en manos de alemanes, Pío XII reunió al pueblo en la plaza de San Pedro, en el discurso libre más grande que se ha hecho en toda la Europa nazi: "La suma de sus preocupaciones es toda nuestra", dijo. En esos años, Benedetto Croce publicó un pequeño libro que era todo menos confesional, Porque no podemos dejar de llamarnos "cristianos", mal recibido por los católicos. Indicaba en el cristianismo el fundamento de la civilización, sacudido entonces por la barbarie. Tanto es así que, poco después, comenzó a hablar del "Anticristo está en nosotros": "opuesto a Cristo", "destructor del mundo, disfrutando de la destrucción". Para él, era necesario volver a la pietas y a la humanitas de nuestra civilización. Tiempos lejanos, aunque no completamente diferentes.

En la crisis, surge un sentimiento "italiano", humanista y sensible, marcado por la pietas cristiana (expresado en el coraje de muchos, profesionales o voluntarios, que se arriesgan por los demás). Tal vez estamos en el ocaso de la política gritada y las certezas prepotentes. Un orgullo que bordea la estupidez: "Continuamos imperturbables, pensando en permanecer siempre sanos en un mundo enfermo", dijo el Papa. En esta conciencia está el principio de los pensamientos constructivos y de una alianza para el futuro.