news

Los niños necesitan paz como el aire que respiran. Artículo de Andrea Riccardi

28 Abril 2022

PazAndrea Riccardi
Ucranianiños

En "Famiglia Cristiana" una reflexión y un llamado a la escucha de los niños, víctimas de la guerra

Compartir En

En la foto: Un niño en la frontera eslovaca-ucraniana, Marzo 2022 - Foto Sant'Egidio

Deben ser protegidos y colocados en lugares seguros. Y también hay que escucharlos: no gritan, pero sufren mucho

En Ucrania hay una guerra dentro de la guerra: la de los niños. Pocas veces uno se pregunta cómo ven los niños la guerra. A menudo la siguen a través de los ojos de sus padres o de los adultos vecinos. Cuando descubren que los padres o adultos son indefensos y víctimas del azar, se sienten solos y abandonados. Muchas veces ni la mano de la madre los tranquiliza: se dan cuenta de que la madre está perdida y asustada.

Todos, adultos, ancianos y niños, son ahora prisioneros de manos invisibles que, brutalmente, manejan los hilos de la guerra y las operaciones militares. Intentan esconderse o huir, como muchos refugiados del este de Ucrania y Kiev, a Lviv y Galicia o Europa. Los niños se sienten a merced de una tormenta, de la que es difícil resguardarse: al menos ni ellos ni sus padres saben cómo hacerlo. Los vi, en la frontera con Ucrania, tomados de la mano de su madre, camino a Polonia o a otros países. Tal vez sintieron que habían encontrado una dirección para moverse. Incluso una niña ucraniana en Varsovia con su madre, al verme, preguntó: «¿Qué hay de papá?». El padre, como todos los hombres, se había quedado en casa, quizás para luchar. Y luego están los niños encomendados a otros para que se vayan del país o los que están solos. En Ucrania, 98.000 niños viven en estructuras institucionales, que ahora carecen de personal y alimentos. ¿Cuál es su futuro en esta situación caótica?

Ser arrancado del hogar, si no de los miembros de la familia, de la escuela, del entorno, es violencia contra los niños. Pero la violencia es también la matanza de niños. ¿Por qué matar niños? ¿Bombardear las casas o disparar a las colas de quienes esperan para recibir alimentos o medicinas? En el interior de la planta siderúrgica de Azovstal, cerca de Mariupol, defendida por los ucranianos y duramente golpeada por los bombardeos rusos, hay mujeres y niños refugiados.

¿No debería hacerse una operación efectiva para abrir corredores humanitarios? ¿o deberíamos seguir luchando, matando incluso a los inocentes? Las agencias de noticias han difundido la noticia de que los niños ucranianos han sido deportados de Mariupol (incluidos 100 hospitalizados), mientras que el presidente Zelensky dijo que desde el comienzo de la guerra, 5.000 pequeños ucranianos han sido llevados a Rusia o las áreas ocupadas.

Estos son solo fragmentos dramáticos de la dolorosa historia que los niños ucranianos están viviendo hoy. Pero, ¿qué piensan de la guerra? Recuerdo haber visitado, hace años, una escuela para niños sirios refugiados en el Líbano: sus dibujos eran casas quemadas y el color predominante era el rojo. Su sentimiento doloroso apareció.

No hace falta decir que los niños deben ser acogidos, colocados en lugares seguras, donde se manifieste atención y protección para ellos. Pero eso no es suficiente. Debemos escucharlos.

Los niños traumatizados a menudo hablan poco y piden poco. Pero, de su desorientación y de su dolor, surge una pregunta profunda: la paz.

Los niños necesitan paz como el aire. En esto son más sabios que muchos adultos guerreros.

Los niños no lloran y no se manifiestan, pero sufren mucho. ¿Cuándo escucharán los "señores de la guerra" su profunda pregunta?


Artículo de Andrea Riccardi en Famiglia Cristiana el 1/5/2022