news

Ante las tragedias en alta mar que se han producido en los últimos días, Europa no puede dar la espalda a los migrantes que mueren de hambre y sed

13 Septiembre 2022

MIGRANTES
Morir de esperanza

Compartir En

Las tragedias en alta mar son todas terribles, pero no todas son iguales. Las de estos días, con la muerte de algunos niños y sus padres por hambre y sed, son muestra de la tortura sufrida por víctimas inocentes, de situaciones insostenibles que las obligan a huir de su país: guerras, desastres  ambientales, terrorismo y la negación de un futuro vivible. La situación es cada vez peor porque los viajes son cada vez más difíciles y arriesgados, las rutas son más largas y complicadas para intentar sobrevivir. La ruta que obliga a los migrantes que salen del Líbano a ir hacia la muy lejana Italia, porque las fronteras europeas que tienen más cerca están cerradas, es inaceptable.
Europa no puede dar la espalda a los migrantes que mueren de hambre y sed, no puede cerrar los ojos y aceptar estos acontecimientos como algo normal, como el precio que hay que pagar para seguir engañándonos a nosotros mismos pensando que no es problema nuestro. Hay que actuar con urgencia: en primer lugar, hay que salvar a las personas en el mar, sin acusaciones entre estados sobre el control de las aguas territoriales. Pero también hay que encontrar soluciones, como los corredores humanitarios (que combinan la acogida y la integración), cuotas de reasentamiento para los solicitantes de asilo y las entradas regulares por motivos laborales (que la economía italiana necesita desesperadamente). Quedarse mirando no solo es culpable, sino que perjudica a todos porque devora el futuro de nuestro continente, que creemos que puede y debe encontrar las energías para reaccionar ante tanta inhumanidad.