news

San Titus Brandsma, mártir del nazismo, es recordado en la Basílica de San Bartolomé de la Isla, memorial de los Testigos de la Fe de los siglos XX y XXI

16 Septiembre 2022 - ROMA, ITALIA

Mártires
San Bartolomé a la Isla Tiberina

Compartir En

El viernes 16 de septiembre a las 18:00 horas , la Congregación General de la Orden de los Carmelitas, reunida en Roma desde el 5 de septiembre, fue a la Basílica de San Bartolomé de la Isla donde entregó una carta autógrafa de San Titus Brandsma que figurará entre los objetos de recuerdo de los nuevos mártires de los siglos XX y XXI.

San Titus Brandsma nació el 23 de febrero de 1881 en Wonseradeel, en Frisia, una provincia del norte de los Países Bajos. Tras terminar su educación secundaria en una escuela franciscana, decidió unirse a la Orden de los Carmelitas. Empezó su noviciado en Boxmeer en septiembre de 1898. Hizo su primera profesión en octubre de 1899 y fue ordenado sacerdote el 17 de junio de 1905. Tras continuar sus estudios en la Universidad Gregoriana de Roma, se doctoró en Filosofía en 1909. También cultivó su interés por el periodismo y las publicaciones: a finales de 1935 se convirtió en secretario espiritual de la Unión Nacional de Periodistas Católicos. En este cargo, alentó a los editores a oponerse a la publicación de propaganda nazi en los periódicos católicos y en la prensa en general porque era particularmente crítico con el antisemitismo.

Cuando los nazis invadieron los Países Bajos en mayo de 1940, Titus era secretario del arzobispo de Utrecht y alentó a los obispos a denunciar la persecución de los judíos y la violación de los derechos humanos en general por parte de los invasores. La negativa de los periódicos católicos a publicar propaganda nazi marcó el destino de Titus. Había accedido a entregar personalmente una carta de los obispos católicos a cada editor. Aquella carta ordenaba a los editores que no cumplieran con una nueva ley que les obligaba a publicar anuncios y artículos oficiales nazis. Titus se reunió con catorce editores antes de ser arrestado por la Gestapo en Nimega el 19 de enero de 1942.

Internado en Scheveningen y Amersfoort, en los Países Bajos, fue deportado a Dachau en junio del mismo año. Bajo aquel duro régimen, su salud se deterioró rápidamente y fue trasladado al hospital del campo ya la tercera semana de julio. Se sometió a experimentos químicos antes de ser asesinado con una inyección letal el 26 de julio de 1942. El día de su muerte, los obispos neerlandeses publicaron una carta pastoral en la que protestaban enérgicamente contra la deportación de judíos de los Países Bajos.

Antes de su ejecución, Titus había orado para que Dios ayudara a la enfermera que le pondría la inyección a arrepentirse de sus acciones en el campo. También le dio su corona de rosario, aunque ella protestó porque no era católica practicante. Unos años más tarde, la misma mujer acudió a un priorato carmelita para pedir perdón y fue testigo del proceso de beatificación, que tuvo lugar en Roma el 3 de noviembre de 1985.