La dificultad de acceso a vivienda aumenta el riesgo de pobreza en Barcelona

1 Febrero 2018

BarcelonaSolidaridadSin techoDónde 2018

Compartir En


La dificultad de acceso a la vivienda está aumentando el riesgo de pobreza en Barcelona, donde ha aumentado el número de personas sin hogar, un total de 3.383, y los recursos residenciales aún no son suficientes, según ha denunciado hoy la comunidad de San Egidio.
El responsable de la Comunidad de San Egidio en Barcelona, Jaume Castro, ha asegurado hoy en una rueda de prensa que, "desde 2015, ha crecido el número de personas sin hogar en Barcelona y aunque los recursos residenciales han aumentado ligeramente, no es suficiente".
Castro ha avisado de que "estamos ante una grave emergencia de alojamiento, porque el problema de la vivienda se agrava en las personas con menos recursos".
Durante el invierno hay 793 plazas en centros de acogida nocturna, de las que 255 son públicas y de acceso directo, mientras que al resto (367 públicas y concertadas y 171 privadas) solo se puede acceder por derivación.
El pasado 2017, el Ayuntamiento añadió 183 plazas de acceso directo, aunque únicamente 72 están abiertas todo el invierno, ya que las restantes se abren en caso de activar la emergencia de frío.
Castro señala una posible solución a la falta de recursos residenciales: "una posibilidad sería abrir durante el invierno las plazas destinadas a las emergencias de frío, aunque las temperaturas no sean mínimas".
Actualmente, hay 3.383 personas sin hogar en Barcelona, según los datos de la Red de Atención a las Personas Sin Techo.
De estos 3.383, 1.026 duermen en la calle y 2.006 en equipamientos residenciales para personas sin hogar.
El informe también destaca que de las personas alojadas en los recursos de la Red de Atención a las Personas Sin Techo, el 60 % son hombres, el 23 % mujeres y el 16 % menores, y que alrededor del 46 % tiene la nacionalidad española.
Sobre el acceso a alimentos, Castro ha remarcado el incremento de iniciativas espontáneas para repartir comidas, pero asegura que pese a que se han repartido 150 comidas más que el año pasado, "el número se está estancando".
Actualmente, hay 33 lugares en Barcelona que reparten una media de 2.700 comidas (comida o cena) al día.
Desde San Egidio también denuncian que en los pasados cinco años, únicamente se han abierto 25 nuevas duchas, lo que consideran que es insuficiente para un servicio básico.
La comunidad ha presentado hoy la 14º edición de la guía "Donde" que recoge los servicios públicos y privados indispensables para las personas sin hogar en Barcelona.
Como novedad, la conocida como 'guía Michelín de los pobres', podrá descargarse en forma de aplicación en los teléfonos móviles, "aunque de momento sólo está disponible para el sistema operativo Android", ha explicado Castro.
La guía, de la que se repartirán 2.500 ejemplares, incluye direcciones de 32 comedores, 20 centros donde dormir, 12 servicios de duchas, además de teléfonos de ayuda, atención a drogodependientes y servicios para mujeres víctimas de la violencia de género, entre otros.
La responsable de los servicios de San Egidio, Raquel Sancho, ha afirmado que "demás de la ayuda que ofrecen con la guía y la comunidad a estas personas, "lo más importante es acompañarlas en todo momento" y ha lamentado en 2017 fallecieron en la calle 27 personas que acudían a su comunidad.
La guía 'donde comer, dormir y lavarse' empezó a editarse en la comunidad de San Egidio de Roma y actualmente existe ya en distintas ciudades europeas como Florencia, Varsovia, Madrid o Milán, e incluso en américa latina, en Buenos Aires.

La Comunidad de Sant'Egidio alerta del aumento de menores entre los 'sin techo' en Barcelona
La "Guía Michelin de los pobres" estrena formato 'app' móvil

La Comunidad de Sant'Egidio ha alertado de que crecen los menores de edad y las personas toxicómanas entre los 'sin techo' de Barcelona, en concreto jóvenes extranjeros no acompañados (Mena) que en ocasiones también tienen problemas de consumo de sustancias, y que requieren equipamientos específicos, como dos centros abiertos recientemente en la ciudad.
También han visto un aumento de un perfil de personas con drogadicciones en la calle, un fenómeno que en los últimos años había descendido y recientemente vuelven a notar, han explicado a Europa Press fuentes de la entidad, que este jueves ha presentado la XIV edición de la guía 'Dónde comer, dormir, lavarse 2018', conocida popularmente como la "Guía Michelin de los pobres".
El responsable de Sant'Egidio en Barcelona, Jaume Castro, ha alertado de que crecen las dificultades de muchas personas con una situación económica inestable para encontrar, conservar o quedarse en una casa, ha explicado en un comunicado.
"Es una realidad para muchos ancianos que viven solos, personas y familias con trabajos precarios que no llegan a fin de mes, extranjeros, y sobre todo para personas que ya tienen alojamientos precarios o están en la calle", ha apuntado Castro.
La entidad ha insistido en la necesidad de aumentar los recursos de "baja exigencia", espacios a los que puedan recurrir las personas 'sin techo' puntualmente y que no requieran muchos requisitos ni compromisos, pero también los pisos y apartamentos pequeños para personas que viven en la calle o tienen riesgo de acabar haciéndolo.
Sant'Egidio ha remarcado la necesidad de este tipo de recursos, junto a proyectos de acompañamiento, para lograr superar situaciones críticas e integrar a las personas en la sociedad, como han constatado en su experiencia de acompañamiento.
La guía de la entidad ofrece a personas 'sin techo' o en situación de exclusión "una brújula para orientarse en la ciudad", con informaciones sobre las entidades y los espacios de utilidad, y que se puede llevar en el bolsillo en su formato físico, descargarla de la web y, como novedad, a través de una 'app' para móvil.

 

 


[ EFE ]