Traducción Prensa

Impagliazzo: el Papa muestra una gran valentía. El destino de la guerra está en Moscú

9 Mayo 2022

El presidente de la Comunidad de Sant’Egidio afirma que ofrecerse a ir a visitar al líder ruso también es realismo. La paz empezará cuando haya alguien que convenza a Putin de detener las hostilidades.

Compartir En


«Laspalabras del Papa muestran a un hombre que sufre profundamente por el desastre de la guerra, por los muertos, la destrucción de un país y el exilio de millones de refugiados. Y también son las palabras de un hombre que no hace más que buscar la paz». Así lee Marco Impagliazzo la entrevista de Francisco en el Corriere della Sera. El presidente de la Comunidad de Sant'Egidio dice estar «muy impresionado» por la petición que el Papa envió a Putin para encontrarse con él. Un acto «de gran valentía, de gran generosidad y también de gran realismo».
¿Quiere explicarnos en qué sentido?
El destino de esta guerra está en Moscú y, por lo tanto, hay que ir allí para tocar el corazón de Putin y que ponga fin a esta masacre. Gran valentía y gran generosidad porque el Papa se expone personalmente como hombre de paz. Y también realismo, porque la paz comenzará cuando alguien convenza a Putin de que cese las hostilidades.
¿Es posible reunirse con Putin tras la cancelación de la reunión con el patriarca Kiril?
Sabemos que el Papa da una gran importancia a las relaciones ecuménicas, pero como también se puede ver en la entrevista, se sorprendió por la actitud de Kiril ante esta guerra. Y, por lo tanto, proponer ir directamente a Putin también es una forma de «salvar» a la Iglesia ortodoxa rusa de una dependencia excesiva de la lógica política del Kremlin. Está claro que en el mundo ortodoxo las Iglesias se identifican mucho más con el Estado que la Iglesia católica, que es universal. Pero Roma tiene el primado de la caridad entre las Iglesias y el Papa también ejerce este primado del amor al pedirle al patriarca de Moscú que camine por el camino de la paz.
Entonces, ¿cuál es la tarea de los líderes religiosos?
Rezar por la paz y no por la victoria. Hoy, sin embargo, los cristianos tanto en Ucrania como en Rusia se ven obligados, en cierto sentido, a rezar por la victoria. El Papa quiere revertir este patrón.
¿Va en esa dirección haber escuchado el consejo del cardenal Krajewski sobre el Vía crucis en el Coliseo?
El Papa es un hombre que escucha. Y así, en cierto sentido, el hecho de que escuchara una sugerencia que viene de un enviado especial suyo a aquellas tierras, demuestra que no hay posiciones ideológicas que defender, sino el gran bien de la paz que hay que proteger. El Papa también escucha. Es un signo de humildad y gran sabiduría.
¿Qué debemos esperar de Putin ahora?
Putin no quiso escuchar la propuesta de tregua del Papa. Y ese sin duda es un punto negativo. Espero que al menos tengan la cortesía y el respeto de atender esta solicitud de reunión. Después de todo, Francisco no pide nada más que poder decirle lo que piensa. Creo que sería muy importante que Putin escuchara la voz del Papa.
¿Puede este gesto ser un incentivo para que las organizaciones internacionales hagan más por el cese del conflicto?
El Papa no es un líder político, sino una figura espiritual. Pero puede abrir el camino para que la política finalmente avance hacia el horizonte de la paz y la reconstrucción de Ucrania. Recordemos que Putin recibió recientemente al Secretario General de la ONU y luego pudimos presenciar un pequeño corredor humanitario. Espero que la iniciativa de Francisco sea un estímulo para la comunidad internacional y especialmente para la ONU.
¿Cómo se puede acompañar al Papa en esta coyuntura?
La oración por la paz que nos pide es muy importante. En lugar de dividirnos entre proucranianos y prorrusos, debemos estar unidos en oración y solidaridad con el pueblo ucraniano.

[Traducción de la redacción]


[ Marco Impagliazzo ]