COMEDOR PARA LOS POBRES DE BARCELONA

Compartir En

El comedor para los pobres de la Comunidad de Sant’Egidio, se inauguró el 12 de octubre de 2013 con el nombre de Casa de la Solidaridad. Se encuentra dentro de la antigua muralla romana de Barcelona, cerca de la Catedral y de la Basílica de los Santos Mártires Justo y Pastor, corazón de Sant’Egidio en Barcelona.

El comedor abre dos días a la semana y en estos cinco años son más de 1500 los pobres que han encontrado un sitio de acogida y una comida caliente, aproximadamente unas 300 personas nuevas cada año. Cuando es necesario, también reciben un saco de dormir o una manta, ropa de abrigo para protegerse del frío del invierno, productos de higiene personal entre otros. 

Actualmente, son alrededor de 80-90 las personas que se acercan cada día, llegando hasta 120 en los períodos de más frío. Entre ellos, el 66% son extranjeros y el 34% son de nacionalidad española. Tres de cada cuatro son hombres, con un promedio de 47 años de edad. 

La Comunidad de San Egidio junto con muchos jóvenes, hombres y mujeres de buena voluntad, encuentran en el comedor un lugar donde vivir la solidaridad concreta al lado de los pobres.

El comedor está en la calle Ataülf, 12. 08002 Barcelona
Abre los martes de 18.30 a 19.30h y los sábados de 17 a 18.30h
Para entrar es necesario tener una tarjeta, que se puede hacer la primera vez que se accede.


Discurso de Andrea Riccardi,  fundador de la Comunidad de Sant’Egidio, con motivo de la inauguración de la “Casa de la Solidaridad”


Quiero agradecer las palabras que acabo de escuchar del presidente de la Diputación por sus palabras de cariño a la Comunidad de Sant’Egidio. Y quería dar también las gracias al señor alcalde por sus palabras y sobre todo por su proximidad interior a la Comunidad de Sant’Egidio. Le doy las gracias porque estuvo presente en nuestra oración por la paz de Sarajevo y de Roma.
Entre Sant’Egidio y Barcelona hay algo profundo. Para nosotros Barcelona fue un desafío. Como ha dicho el alcalde Barcelona es una ciudad de éxito. Pero que significa éxito en este mundo nuestro globalizado. Para muchos significa éxito económico-financiero de algunos pocos. Para nosotros el desafío es que ese éxito sea para todos. En ese sentido, Sant’Egidio empieza por los más pobres, los menos incluidos, los más marginados. Y estamos convencidos que la gran enfermedad de una ciudad de éxito es la falta de redes. Hay que reconstruir las redes, las redes de proximidad, de vecindario, de simpatía y de solidaridad. Porque una ciudad es una comunidad de destino. Pero en el mundo globalizado, la humanidad se juega en las ciudades. El alcalde ha hablado de los problemas graves que hay ahora en la ciudad de Barcelona. Creo que esta idea es importante para nosotros. Nosotros tenemos que salvar el éxito de una ciudad, tenemos que salvar la solidaridad. Creo que la ciudad europea es un mensaje. Es la ciudad donde se mezclan pobres y ricos en las calles, en las plazas como en la ciudad de Barcelona. Si  vamos a las grandes ciudades del sur, pienso en Johannesburgo, las ciudades latinoamericanas, viven divididos, viven cerrados en sus zonas. No son ciudades, son conglomerados de bloques. Nuestra idea europea es la de una ciudad comunidad. El presidente de la Diputación ha recordado la raíz evangélico religiosa de la Comunidad de Sant’Egidio, pero nosotros tenemos una gran pasión civil laica. Es una utopía.  La utopía de la ciudad humana. Y en ese sentido nuestra raíz es fuerte, como también es fuerte nuestra utopía.
Este puede parecer un lugar pequeño, ante las grandes necesidades. Pero a mí me gusta esta idea que es típica de Barcelona lo viejo que se renueva, actividades del pasado con actividades hoy más actuales.
Por ello quiero agradecer a todos los presentes, los que han colaborado, los que colaborarán, a nuestros amigos, Jaume Castro, quiero decir que Sant’Egidio se siente dentro la historia de Barcelona y de Catalunya como parte partícipe. Queremos recordar que no hay éxito sin solidaridad y que la solidaridad no le quita nada al éxito sino que lo acrecienta. Gracias