Semana de oración por la unidad de los cristianos

Unidad de los Cristianos
Oración

Compartir En

Del 18 al 25 de enero de 2022, la Iglesia celebra la Semana de oración por la unidad de los cristianos, en unión con los cristianos de todas las confesiones.

Esta semana la Comunidad de Sant'Egidio, en todo el mundo, dedica a la invocación para la unidad encuentros de oración en todas las comunidades e impulsa oraciones y encuentros ecuménicos.

De lunes a viernes, a las 20.00 h se puede seguir en directo por streaming la oración de la Basílica de Santa María de Trastevere, y el sábado a la misma hora, se puede seguir la liturgia. Para más información sobre las transmisiones visita la página Oración en directo

En el apartado La Palabra de Dios cada día se indica para cada día de la semana la Iglesia cristiana a la que se dedica un recuerdo particular.

 

Meditación para la Semana de oración por la unidad de los cristianos

Un día entró el espíritu de división. Y las divisiones todavía continúan entre nosotros.
Jesús rezó también por nosotros porque las divisiones están en nuestro corazón. No son teología, sino la actitud de unos hacia otros.
Muchas veces también nosotros somos actores de la división, de la insensibilidad y de la incomprensión. Por eso se nos pide que respondamos a la oración de Jesús para que todos seamos uno: se nos pide que respondamos en nuestra vida, cada día. Pero ¿cómo?
Renunciemos a la prepotente dictadura de nuestro yo, al cálculo, a la insensibilidad... Renunciemos a la ignorancia del otro: a vivir sin amor. Todos tenemos que convertirnos al amor, quitándonos el mundo viejo y consolidado que tenemos dentro, la coraza que aleja y agrede. Todos tenemos que convertirnos con una oración fuerte a Jesús, Señor nuestro, que nos ha amado y nos abre la vida del amor. Se lee en la primera carta de Juan: 
«Si uno confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios mora en él y él en Dios. Y nosotros hemos conocido y hemos creído en el amor que Dios nos tiene. Dios es amor: y el que se mantiene en el amor se mantiene en Dios y Dios en él» (1 Jn 4,15-16)
Todos somos llamados a reparar las grandes fracturas del mundo, de la vida de cada día, de nuestros ambientes: las que dividen a simpáticos y a antipáticos, a ricos y a pobres, a cultos y a ignorantes, a hombres y a mujeres, a una etnia de otra, a un grupo de otro, al mío del suyo, a los míos de los demás, a los cristianos de otros cristianos, a los cristianos de los judíos, a los cristianos de los musulmanes... El camino que recorremos está lleno de estas fracturas. Nuestra casa tiene estas fracturas. Nuestro lugar de trabajo tiene estas fracturas. Estamos llamados a repararlas con el amor. No hagamos la guerra a nadie con nuestras armas, en este tiempo de guerra para el mundo.
En este mundo difícil, venzamos el mal con el bien: con el bien del amor, con el bien de la oración, con el bien de la esperanza, aquella esperanza en el Señor Jesús que siempre nos escucha, que vendrá pronto y nos dará la paz.
Seamos uno en el amor: hagamos un pacto de amor el uno con el otro. Somos distintos en historia, lengua, espiritualidad, costumbres, aspecto... Seamos los creyentes uno en el amor. Seamos los cristianos uno y el amor vencerá al odio y la guerra.
De este amor surgirá una fuerza de unidad. En la liturgia bizantina, antes de recitar la profesión de fe (el Credo) el diácono dice: «Amémonos unos a otros para profesar nuestra fe en unidad de espíritu».
Sí, en esta Semana de la Unidad, empecemos a amarnos de verdad, para que podamos profesar la misma fe en unidad de espíritu.