Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Marcos: compartió con Bernabé y Pablo, y luego con Pedro, el empeño por testimoniar y predicar el Evangelio. Es el autor del primer Evangelio escrito.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si morimos con él, viviremos con él,
si perseveramos con él, con él reinaremos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Pedro 5,1-14

A los ancianos que están entre vosotros les exhorto yo, anciano como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y partícipe de la gloria que está para manifestarse. Apacentad la grey de Dios que os está encomendada, vigilando, no forzados, sino voluntariamente, según Dios; no por mezquino afán de ganancia, sino de corazón; no tiranizando a los que os ha tocado cuidar, sino siendo modelos de la grey. Y cuando aparezca el Mayoral, recibiréis la corona de gloria que no se marchita. De igual manera, jóvenes, sed sumisos a los ancianos; revestíos todos de humildad en vuestras mutuas relaciones, pues Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios para que, llegada la ocasión, os ensalce; confiadle todas vuestras preocupaciones, pues él cuida de vosotros. Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el Diablo, ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. Resistidle firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos que están en el mundo soportan los mismos sufrimientos. El Dios de toda gracia, el que os ha llamado a su eterna gloria en Cristo, después de breves sufrimientos, os restablecerá, afianzará, robustecerá y os consolidará. A él el poder por los siglos de los siglos. Amén. Por medio de Silvano, a quien tengo por hermano fiel, os he escrito brevemente, exhortándoos y atestiguándoos que esta es la verdadera gracia de Dios; perseverad en ella. Os saluda la que está en Babilonia, elegida como vosotros, así como mi hijo Marcos. Saludaos unos a otros con el beso de amor. Paz a todos los que estáis en Cristo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si morimos con él, viviremos con él,
si perseveramos con él, con él reinaremos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos, primo de Bernabé, frecuentaba desde joven la comunidad de los discípulos de Jesús que se reunía en la casa de la madre, como recuerdan los Hechos (12,12). La tradición cristiana antigua le ve en el niño que durante la pasión huyó de la captura de los soldados dejando en sus manos solo la sábana con la que se cubría, como recordándonos que para seguir a Jesús hace falta despojarse de todo. Cuando creció, Marcos acompañó a Pablo y Bernabé en su primer viaje misionero. Posteriormente fue con Pedro hasta Roma y aquí, accediendo a las numerosas peticiones de la comunidad cristiana que se deleitaba con la profundidad y la belleza de la predicación del apóstol, escribió el Evangelio que lleva su nombre. Es el primer Evangelio que se escribió y recoge precisamente el testimonio de la predicación de Pedro en la capital del Imperio. En la conclusión de la primera Epístola de Pedro, Marcos es añadido al apóstol en Babilonia, nombre con el que se designaba a Roma, aludiendo a la situación difícil de los cristianos de entonces, similar a la que vivía Israel en el exilio de Babilonia (587-538 A.C.). El último capítulo de la primera Epístola de Pedro está lleno de preocupación y afecto por Marcos a quien llama “mi hijo”. Con él dirige a los cristianos asimismo estas últimas palabras sobre la humildad de los creyentes que son llamados a ayudar a los ancianos en el servicio a la comunidad. Exhorta a todos a ser sumisos, sobre todo a Dios, y por tanto los unos a los otros. La humildad hace a los cristianos similares a Jesús que se pone al servicio de todos y es hermosa la imagen que evoca el apóstol: revestirse de la humildad como si fuera un vestido para el servicio mutuo. Tal vez el apóstol piensa en la escena del lavatorio de los pies en la última cena y seguro que recuerda, después de sus ruidosas protestas, la advertencia del Maestro: “Si no te lavo, no tienes parte conmigo” (Jn 13,8). La humildad es la actitud que define al discípulo y que le salva del orgullo que está en la raíz de todos los vicios. El adversario (el diablo), ya presente en el jardín terrenal, a través del orgullo sigue engañando a todos los hombres y tentándoles para que se conviertan en esclavos suyos. El apóstol nos exhorta a resistirle porque la finalidad de sus acciones es destruirnos, o mejor, devorarnos en sus roscas de serpiente voraces e insaciables; y añade que en la fe podemos derrotarle aunque se manifieste fuerte. Le sucede lo mismo a Jesús en el desierto, pues alejó las tentaciones con la fuerza de la Palabra de Dios, por esto, apoyándonos en el Señor y habitando en sus atrios, es decir, viviendo en la comunidad de los discípulos, estaremos firmes y nada podrá hacernos vacilar. El Señor es nuestra salvación. El apóstol Pedro, al concluir su epístola, abre al futuro que les será concedido a los apóstoles: “Después de breves sufrimientos, os restablecerá, afianzará, robustecerá y os consolidará”. Sí, “os consolidará” sobre la roca que es Cristo, los discípulos ya desde ahora pueden vivir el futuro “estado de los resucitados”. Marcos, “intérprete de Pedro”, con su Evangelio, nos ayuda a sumergirnos en la fe del apóstol que el Señor ha puesto al frente de su Iglesia.


25/04/2015
Memoria de los apóstoles


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo