Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jonás 4,1-11

Jonás, se disgustó mucho por esto y se irritó; y oró a Yahveh diciendo: "¡Ah, Yahveh!, ¿no es esto lo que yo decía cuando estaba todavía en mi tierra? Fue por eso por lo que me apresuré a huir a Tarsis. Porque bien sabía yo que tú eres un Dios clemente y misericordioso, tardo a la cólera y rico en amor, que se arrepiente del mal. Y ahora, Yahveh, te suplico que me quites la vida, porque mejor me es la muerte que la vida." Mas Yahveh dijo: "¿Te parece bien irritarte?" Salió Jonás de la ciudad y se sentó al oriente de la ciudad; allí se hizo una cabaña bajo la cual se sentó a la sombra, hasta ver qué sucedía en la ciudad. Entonces Yahveh Dios dispuso una planta de ricino que creciese por encima de Jonás para dar sombra a su cabeza y librarle así de su mal. Jonás se puso muy contento por aquel ricino. Pero al día siguiente, al rayar el alba, Yahveh mandó a un gusano, y el gusano picó al ricino, que se secó. Y al salir el sol, mandó Dios un sofocante viento solano. El sol hirió la cabeza de Jonás, y éste se desvaneció; se deseó la muerte y dijo: "¡Mejor me es la muerte que la vida!" Entonces Dios dijo a Jonás: "¿Te parece bien irritarte por ese ricino?" Respondió: "¡Sí, me parece bien irritarme hasta la muerte!" Y Yahveh dijo: "Tu tienes lástima de un ricino por el que nada te fatigaste, que no hiciste tú crecer, que en el término de una noche fue y en el término de una noche feneció. ¿Y no voy a tener lástima yo de Nínive, la gran ciudad, en la que hay más de ciento veinte mil personas que no distinguen su derecha de su izquierda, y una gran cantidad de animales?"

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tras la conversión de los ninivitas, que fue posible gracias a la predicación de Jonás, el autor sagrado pasa a considerar las reacciones del profeta. Jonás, decepcionado por el comportamiento del Señor que no hizo realidad la amenaza de destruir la ciudad, se siente molesto. Pero Dios, a través de la parábola de una planta de ricino, llama también a Jonás a convertirse, es decir a reconocer y encontrar el rostro misericordioso de Dios. En definitiva, Jonás no habría querido que el Señor cambiara de idea sobre Nínive. Además, para él, al igual que para muchos otros –también creyentes–, es imposible que Dios tenga piedad de una ciudad violenta y ruin. No era posible de ningún modo –según Jonás, y podríamos decir también según los "profetas de desventura", como llamó Juan XXIII a los pesimistas profesionales– rehabilitar a los habitantes de aquella ciudad que era responsable de la destrucción de Israel. Y ahora vemos la paradoja del texto que hemos escuchado: mientras Dios se arrepiente del mal que había amenazado infligir a Nínive, Jonás se siente molesto y se entristece. ¡Este Dios es demasiado misericordioso y bueno! Son siempre demasiados los que preferirían, como Jonás, un Dios que castiga a quienes hacen el mal y que, evidentemente, bendice a los justos. Es el Dios que muchas veces construimos también nosotros; evidentemente es un Dios hecho a nuestra imagen y semejanza. Para hombres acostumbrados a considerarse buenos y justos es difícil aceptar la compasión y la misericordia de Dios sobre todo hacia quien hace el mal. Era el mismo problema de aquellos que escuchaban a Jesús cuando hablaba del amor por los enemigos (Mateo 5,43-48), de aquel Dios que "hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos" (Mt 5,45). La primera manera de amar es ser profeta, no negar a nadie la Palabra de Dios, hablar con todos, para que su misericordia llegue a todos y transforme el mal en bien.


07/10/2015
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri