Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Daniel 7,15-27

Yo, Daniel, quedé muy impresionado en mi espíritu por estas cosas, y las visiones de mi cabeza me dejaron turbado. Me acerqué a uno de los que estaban allí de pie y le pedí que me dijera la verdad acerca de todo esto. El me respondió y me indicó la interpretación de estas cosas: Estas cuatro grandes bestias son cuatro reyes que surgirán de la tierra. Los que han de recibir el reino son los santos del Altísimo, que poseerán el reino eternamente, por los siglos de los siglos." Después quise saber la verdad sobre la cuarta bestia, que era diferente de las otras, extraordinariamente terrible, con dientes de hierro y uñas de bronce, que comía, trituraba y pisoteaba con sus patas lo sobrante; y acerca de los diez cuernos que había en su cabeza, y del otro cuerno que había despuntado, ante el cual cayeron los tres primeros; y de este cuerno que tenía ojos y una boca que decía grandes cosas, y cuyo aspecto era mayor que el de los otros. Yo contemplaba cómo este cuerno hacía la guerra a los santos y los iba subyugando, hasta que vino el Anciano a hacer justicia a los santos del Altísimo, y llegó el tiempo en que los santos poseyeron el reino. El habló así: "La cuarta bestia
será un cuarto reino que habrá en la tierra,
diferente de todos los reinos.
Devorará toda la tierra,
la aplastará y la pulverizará. Y los diez cuernos: de este reino
saldrán diez reyes,
y otro saldrá después de ellos;
será diferente de los primeros
y derribará a tres reyes; proferirá palabras contra el Altísimo
y pondrá a prueba a los santos del Altísimo.
Tratará de cambiar los tiempos y la ley,
y los santos serán entregados en sus manos
por un tiempo y tiempos y medio tiempo. Pero el tribunal se sentará, y el dominio le será quitado,
para ser destruido y aniquilado definitivamente. Y el reino y el imperio
y la grandeza de los reinos bajo los cielos todos
serán dados al pueblo de los santos del Altísimo.
Reino eterno es su reino,
y todos los imperios le servirán y le obedecerán."

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En este último día la liturgia nos hace escuchar una de las páginas centrales del libro de Daniel. Después de las visiones nocturnas, que narran los primeros catorce versículos del capítulo, Daniel siente que le fallan las fuerzas por el aturdimiento y pide a uno de los que están cerca de él que le explique el significado de lo que ha visto. También él –que muchas veces ha ayudado al rey babilonio a interpretar los sueños– esta vez necesita ayuda de otro para comprender lo que ha visto. Nadie puede afirmar que es autosuficiente, totalmente independiente de los demás. Eso es cierto también cuando escuchamos las Sagradas Escrituras. Gregorio Magno –uno de los más profundos comentadores de la Biblia– afirmaba que no pocas veces los oyentes le ayudaban a comprender mejor los pasajes bíblicos que tenía que comentar. Cuando la tradición espiritual de la Iglesia nos dice que debemos escuchar las Escrituras no solos sino en la comunidad, no hace más que destacar la importancia de escuchar juntos. Pues bien, el intérprete al que pregunta Daniel explica las visiones hablando especialmente de la cuarta bestia –que representa el reino de Alejandro Magno– y de sus diez cuernos, que son sus sucesores. El último cuerno "que despuntó" y que "declaraba la guerra a los santos y los vencía" (v. 21) representa a Antíoco IV Epífanes. Su arrogancia (5,20) –que sentía porque creía que era el representante de Zeus en la tierra– le lleva a perseguir a aquellos hebreos que querían permanecer fieles a Dios. Pero el intérprete anuncia que llegará el juicio de Dios: en aquel momento terminarán las persecuciones, el reino de Babilonia quedará destruido y el poder será entregado "al pueblo de los santos del Altísimo" (v. 27). Es el anuncio de esperanza que reciben los creyentes que permanecen fieles a Dios y a su alianza. A ellos el Señor les confía el poder de cambiar y de salvar la tierra. Cuando termina el año litúrgico, la visión de Daniel nos pide que miremos más allá del presente inmediato, que a veces es muy difícil, y que esperemos al Señor que viene a salvarnos.


28/11/2015
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri