Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Efesios 4,32-5,8

Sed más bien buenos entre vosotros, entrañables, perdonándoos mutuamente como os perdonó Dios en Cristo. Sed, pues, imitadores de Dios, como hijos queridos, y vivid en el amor como Cristo os amó y se entregó por nosotros como oblación y víctima de suave aroma. La fornicación, y toda impureza o codicia, ni siquiera se mencione entre vosotros, como conviene a los santos. Lo mismo de la grosería, las necedades o las chocarrerías, cosas que no están bien; sino más bien, acciones de gracias. Porque tened entendido que ningún fornicario o impuro o codicioso - que es ser idólatra - participará en la herencia del Reino de Cristo y de Dios. Que nadie os engañe con vanas razones, pues por eso viene le cólera de Dios sobre los rebeldes. No tengáis parte con ellos. Porque en otro tiempo fuisteis tinieblas; mas ahora sois luz en el Señor. Vivid como hijos de la luz;

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol Pablo exhorta a los efesios a ser benévolos los unos con los otros y a vivir la misericordia dispuestos a perdonarse mutuamente como el mismo Dios nos ha perdonado. Mientras vamos hacia el fin del año jubilar de la misericordia, esta exhortación del apóstol nos recuerda la razón de fondo del perdón mutuo: debemos perdonar a los demás porque nosotros hemos sido perdonados por Dios. En la tradición veterotestamentaria la bondad, la misericordia y el perdón son atributos relacionados sobre todo al mismo Dios. Y esos mismos atributos deben caracterizar ahora la vida de la Iglesia y de los discípulos. La comunión con Dios exige la comunión con los hermanos. El apóstol exhorta, pues, a los cristianos de Éfeso a ser "imitadores de Dios, como hijos queridos" y a caminar "en el amor". Y una vez más demuestra la razón de un comportamiento así: "Sed, pues, imitadores de Dios, como hijos queridos, y vivid en el amor, tal como Cristo os amó". Es la única vez que aparece en el Nuevo Testamento esta exhortación. Pero la idea de imitar a Dios no es nueva, es recurrente en la Biblia y significa tener como ideal de comportamiento el que Dios mismo mostró ante Israel: la acción de Dios es la base de la exigencia ética. También Jesús siguió esta lógica divina: "Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo" (Lc 6,36). El creyente "vive en el amor" (v. 2), porque Dios es amor. Jesús también exhorta a los discípulos diciéndoles: "Como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros" (Jn 13,34; 15,12ss). Y él nos amó hasta la muerte, que para nosotros se ha convertido en "oblación de suave aroma" que se eleva a Dios en rescate de toda la humanidad. Pablo reanuda sus exhortaciones concretas, que ahora se centran en un vicio muchas veces denunciado por la polémica judía y más tarde cristiana ante el paganismo: la fornicación y sus derivados, la impureza y la codicia. Todos estos comportamientos –dice Pablo– deben alejarse de la vida del cristiano. Y no solo eso sino que no deberían ni siquiera nombrarse porque manchan la santidad del cristiano, es decir, su total pertenencia a Dios. Hay que eliminar también la obscenidad, es decir, el modo indecoroso y ambiguo de hablar. Todos estos comportamientos esconden una idolatría. El creyente no debe dejarse engañar por quien plantea razonamientos necios. Estos son los "rebeldes", al igual que aquellos que han rechazado a Dios. El discípulo es "hijo de la luz", hijo del Evangelio: "Sois luz en el Señor. Vivid como hijos de la luz". Esa es la relación que hay entre el don recibido y el compromiso que de él se deriva. No podemos, pues, permanecer en la oscuridad de la resignación y del egocentrismo. "Despierta tú que duermes –escribe Pablo–, y levántate de entre los muertos, y te iluminará Cristo". Y a los romanos: "Es ya hora de levantaros del sueño; que la salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está avanzada. El día se avecina. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz" (Rm 13,11-12). Los cristianos están llamados a dejarse inundar por la luz del Resucitado y a transformar el mundo venciendo la insidiosa tentación de resignarse al poder del mal. Por eso no hay que comportarse de manera desconsiderada, es decir, como personas que han perdido la inteligencia del Evangelio y han olvidado la fuerza del amor. La advertencia a no embriagarse es un toque de alerta para que las modas del mundo no nos aturdan, mientras que actúa con sabiduría quien se llena del Espíritu, que lleva a manifestar la alegría con salmos, himnos y cantos espirituales.


24/10/2016
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri