Oración de la Santa Cruz

Comparteix-Ho

Recuerdo de san Francisco Javier (+1552), jesuita, misionero en India y Japón.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Isaías 29,17-24

¿Acaso no falta sólo un poco,
para que el Líbano se convierta en vergel,
y el vergel se considere una selva? Oirán aquel día los sordos
palabras de un libro,
y desde la tiniebla y desde la oscuridad
los ojos de los ciegos las verán, los pobres volverán a alegrarse en Yahveh,
y los hombres más pobres en el Santo de Israel se
regocijarán. Porque se habrán terminado los tiranos,
se habrá acabado el hombre burlador,
y serán exterminados todos los que desean el mal; los que declaran culpable a otro con su palabra,
y tienden lazos al que juzga en la puerta,
y desatienden al justo por una nonada. Por tanto, así dice Yahveh,
Dios de la casa de Jacob,
el que rescató a Abraham:
"No se avergonzará en adelante Jacob,
ni en adelante su rostro palidecerá; porque en viendo a sus hijos, las obras de mis manos, en medio de él,
santificarán mi Nombre."
Santificarán al Santo de Jacob,
y al Dios de Israel tendrán miedo. Los descarriados alcanzarán inteligencia,
y los murmuradores aprenderán doctrina.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Estas palabras cierran el capítulo dedicado a Jerusalén, de la que se anunciaba el castigo a causa de su ceguera espiritual. El profeta Isaías anuncia la gran obra de transformación de la humanidad. No hará falta esperar mucho: "falta solo un poco" y el Señor intervendrá. Esta palabra quiere como hacernos tocar con la mano lo que sucede cuando el Señor interviene: "El Líbano se convertirá en vergel, y el vergel se considerará una selva". Hasta la creación siente el beneficio del cambio del corazón de los hombres. Ellos vivirán sobre la tierra sin alterarla, sin explotarla para sus intereses. Es la invitación al respeto de la creación para que pueda convertirse en un "vergel". La palabra del profeta suena especialmente importante en este tiempo en que los intereses individuales empujan a la destrucción del medio ambiente. La encíclica Laudato sì del papa Francisco recoge esta invitación del profeta y la extiende al mundo entero. Es indispensable volver a predicar la Palabra de Dios porque "Oirán aquel día los sordos palabras de un libro" y "los ojos de los ciegos las verán". El profeta asegura que el mundo se transformará. Es lo que ya hizo el Señor con Abrahán y con la casa de Jacob, recuerda Isaías. El profeta anuncia: "los pobres volverán a alegrarse... y los hombres más pobres en el Santo de Israel se regocijarán". El pueblo de Dios, un pueblo humilde que se confía a la fuerza de su Señor, se encuentra junto al pueblo de los pobres que vuelve a alegrarse porque siente la cercanía del Santo de Israel. Con esta alianza Dios instaura el nuevo reino. El profeta advierte: "No se avergonzará en adelante Jacob, ni en adelante su rostro palidecerá; porque en viendo a sus hijos, las obras de mis manos, en medio de él, santificarán mi Nombre". Los creyentes no se avergonzarán, más bien se alegrarán por las obras que el Señor ha realizado a través de ellos en medio de los hombres.