Memoria de los pobres

Compartir En

Recuerdo de María Virgen venerada como Nuestra Señora de Luján en Argentina.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 10,11-18

Yo soy el buen pastor.
El buen pastor da su vida por las ovejas. Pero el asalariado, que no es pastor,
a quien no pertenecen las ovejas,
ve venir al lobo,
abandona las ovejas y huye,
y el lobo hace presa en ellas y las dispersa, porque es asalariado
y no le importan nada las ovejas. Yo soy el buen pastor;
y conozco mis ovejas
y las mías me conocen a mí, como me conoce el Padre
y yo conozco a mi Padre
y doy mi vida por las ovejas. También tengo otras ovejas,
que no son de este redil;
también a ésas las tengo que conducir
y escucharán mi voz;
y habrá un solo rebaño,
un solo pastor. Por eso me ama el Padre,
porque doy mi vida,
para recobrarla de nuevo. Nadie me la quita;
yo la doy voluntariamente.
Tengo poder para darla
y poder para recobrarla de nuevo;
esa es la orden que he recibido de mi Padre.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús se propone como el “buen pastor” que reúne y guía a las ovejas por el camino de Dios. El individualismo, arraigado en el corazón de cada hombre, hoy parece ser aun más fuerte: la sociedad es más competitiva, más agresiva y por tanto más cruel. Además, el impulso hacia la disgregación es más fuerte que el impulso hacia la solidaridad: personas y pueblos enteros consideran que sus intereses están por encima de todo y de todos; y crecen cada vez más las distancias y los conflictos. El sueño de la igualdad se considera incluso peligroso. En un mundo como este, oír el anuncio de que ha llegado el pastor de todos es verdaderamente una buena noticia, un Evangelio. Demasiado numerosos son los “mercenarios” que se ocupan solo de su propio interés o el de su grupo. San Ambrosio, con razón, afirmaba: “¡Cuántos amos acaban teniendo aquellos que rechazan al único Señor!”. Jesús, pastor bueno, nos reúne de la dispersión para llevarnos a un destino común; y si es necesario va personalmente a buscar al que se ha descarriado para reconducirlo al redil. No es un mercenario a sueldo; no se apacienta a sí mismo o solo a una parte del rebaño sino que es el pastor de todos; y no entra con engaño como hacen los ladrones sino que entra por la puerta principal, la del corazón, en realidad él mismo es el corazón, la puerta de nuestra vida.