Oración del tiempo de Navidad

Compartir En

Recuerdo de Laurindo (+1989) y de Madora (+1991), jóvenes mozambiqueños de la Comunidad de Sant'Egidio, que murieron a causa de la guerra; con ellos recordamos a todos los jóvenes que han muerto por los conflictos y las violencias.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra
a los hombres de buena voluntad.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 2,36-40

Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad avanzada; después de casarse había vivido siete años con su marido, y permaneció viuda hasta los ochenta y cuatro años; no se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día en ayunos y oraciones. Como se presentase en aquella misma hora, alababa a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Después del encuentro entre Simeón y el niño, el Evangelio de Lucas nos presenta otro encuentro, con la anciana profetisa Ana. Es una mujer de 84 años. Gasta lo que le resta de vida dentro del templo. Y se podría decir que para ella no hay nada más que hacer que continuar sus días de la misma forma hasta que le llegue la muerte. En realidad, el encuentro con aquel Niño le cambia la existencia. Si Simeón cantó el "Nunc dimittis", Ana, por el contrario, recibe como una nueva energía, una nueva vocación. Sus años dejaron de ser un peso: de anciana se convierte en predicadora del Evangelio. Verdaderamente no hay nada imposible para Dios. Ana es un ejemplo para todos: la vida cambia si encontramos de verdad a Jesús. No cuentan los años, no cuenta lo que se ha hecho, sólo cuenta dejarse tocar el corazón por el Señor. Nuestras comunidades cristianas que muchas veces, siguiendo la mentalidad corriente, apartan a los mayores, son interpeladas por esta página evangélica para que ayuden a los ancianos a descubrir la tarea que el Señor les confía, aunque sólo sea con la oración y la palabra. Esta mujer "alababa a Dios", es decir, rezaba, y "hablaba del niño", comunicaba el Evangelio. El evangelista cierra esta página describiendo el regreso de María, José y Jesús a Nazaret. Y en tres líneas que valen treinta años, sintetiza la larga "vida oculta" de Jesús. Nosotros, enfermos de protagonismo, nos preguntaríamos por qué Jesús no empezó inmediatamente su acción pastoral con signos y prodigios. Jesús asumió la "semejanza humana", canta el himno de Pablo a los Filipenses, para que se viera que la salvación no es ajena a la vida de todos los días. En Nazaret no hay milagros ni multitudes que se agolpan. También nosotros, en la cotidianeidad de nuestros días, debemos "crecer y fortalecernos, llenándonos de sabiduría", bajo la gracia de Dios, como le sucedió a Jesús. Y creceremos en la medida en que cada día deshojemos página a página el Evangelio, tratando de ponerlo en práctica.