Oración por los enfermos

Compartir En

Recuerdo del Porrajmos, el exterminio de los gitanos por obra de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Recuerdo del beato Ceferino Jiménez Malla, mártir gitano ejecutado en España en 1936.
Recuerdo de Yaguine y Fodé, dos jóvenes de quince y catorce años de Guinea que murieron de frío en 1999 en el tren de aterrizaje de un avión en el que se habían escondido para llegar a Europa, donde soñaban poder estudiar. En la Basílica de Santa María de Trastevere de Roma se reza por los enfermos.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 14,13-21

Al oírlo Jesús, se retiró de allí en una barca, aparte, a un lugar solitario. En cuanto lo supieron las gentes, salieron tras él viniendo a pie de las ciudades. Al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos y curó a sus enfermos. Al atardecer se le acercaron los discípulos diciendo: «El lugar está deshabitado, y la hora es ya pasada. Despide, pues, a la gente, para que vayan a los pueblos y se compren comida.» Mas Jesús les dijo: «No tienen por qué marcharse; dadles vosotros de comer.» Dícenle ellos: «No tenemos aquí más que cinco panes y dos peces.» El dijo: «Traédmelos acá.» Y ordenó a la gente reclinarse sobre la hierba; tomó luego los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición y, partiendo los panes, se los dio a los discípulos y los discípulos a la gente. Comieron todos y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes doce canastos llenos. Y los que habían comido eran unos 5.000 hombres, sin contar mujeres y niños.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El episodio de la multiplicación de los panes es narrado hasta seis veces en los Evangelios (dos en Mateo y Marcos y una en Lucas y Juan). Evidentemente, tuvo un fuerte impacto en la comunidad de los primeros discípulos, como una de las señales que sintetizan la misión misma de Jesús. El corazón de Jesús no resiste la compasión ante la muchedumbre: cura primero a los enfermos y luego se pone a hablar con ellos. Hasta la noche. Y todos le escuchan. A aquella muchedumbre no le faltaba el pan, sino palabras verdaderas sobre su vida. Por eso se quedó todo el día con Jesús, escuchándolo. Realmente "no solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios". Con todo, el Señor sabe que el hombre también vive de pan. De hecho, está escrito: "No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?... Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura" (Mt 6,25-34). Eso es lo que sucede en el pasaje de la multiplicación de los panes. Los discípulos, pensando ser más atentos que Jesús, lo interrumpen: "El lugar está deshabitado, y la hora es ya avanzada. Despide, pues, a la gente, para que vayan a los pueblos y se compren comida". Pero Jesús rebate: "No tienen por qué marcharse; dadles vosotros de comer". El Señor sabe que los discípulos tiene poco en sus manos: apenas cinco panes y dos peces; aun así, tienen que responder a la necesidad de aquella muchedumbre sin decirles que se marchen. Ahí es donde empieza el milagro: cuando ponemos con confianza la debilidad en las manos del Señor. Entonces la debilidad se transforma en riqueza. El evangelista destaca la abundancia del pan: es el signo de la generosidad sobreabundante de Dios. Nuestra pobreza, en manos de Dios, se convierte en abundancia. Él da fuerza a nuestra debilidad y convierte nuestra pobreza en riqueza. Ese es el significado de los doce canastos que sobraron: a cada discípulo, a cada uno de los doce, se le entrega uno de estos canastos para que sienta la grave y suave responsabilidad de repartir aquel pan que la misericordia de Dios ha multiplicado en sus manos.