Memoria de la Madre del Señor

Compartir En

Recuerdo del histórico encuentro de Asís (1986) en el que Juan Pablo II invitó a representantes de todas las confesiones cristianas y de las grandes religiones mundiales a rezar por la paz. Recuerdo de Dominique Green, joven afroamericano ajusticiado en 2004. Oración por los condenados a muerte y por la abolición de la pena capital.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Efesios 5,21-33

Sed sumisos los unos a los otros en el temor de Cristo. Las mujeres a sus maridos, como al Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, como Cristo es Cabeza de la Iglesia, el salvador del Cuerpo. Así como la Iglesia está sumisa a Cristo, así también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, purificándola mediante el baño del agua, en virtud de la palabra, y presentársela resplandeciente a sí mismo; sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino que sea santa e inmaculada. Así deben amar los maridos a sus mujeres como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer se ama a sí mismo. Porque nadie aborreció jamás su propia carne; antes bien, la alimenta y la cuida con cariño, lo mismo que Cristo a la Iglesia, pues somos miembros de su Cuerpo. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne. Gran misterio es éste, lo digo respecto a Cristo y la Iglesia. En todo caso, en cuanto a vosotros, que cada uno ame a su mujer como a sí mismo; y la mujer, que respete al marido.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol también lee las relaciones dentro de la familia según una lógica evangélica. Sabe que los miembros de una familia cristiana deben comportarse de manera nueva entre ellos, es decir, como personas "sumisas" ante todo a Cristo. Si lo hacen surgen nuevas relaciones también dentro del matrimonio y de la familia. Todos están llamados a someterse recíprocamente "por respeto a Cristo". Antes de respetar roles sociales, el marido y la mujer pertenecen los dos a Cristo. Con esta exhortación se elimina de raíz cualquier tentación de autoritarismo, es decir, de que uno se sienta superior al otro. Pablo respeta las estructuras familiares vigentes en su tiempo, pero considera a las esposas y a los maridos como hermanos en Cristo. Su relación de esposos debe basarse en la misma fraternidad que existe en la Iglesia. Pablo quiere que los esposos vivan una reciprocidad en el amor similar a la que tienen Cristo y la Iglesia: un amor capaz de dar la vida. Su vocación es abrirse juntos a la vida y a la comunicación del amor hasta los confines de la tierra. El "gran misterio" del amor de Cristo y de la Iglesia ilumina el amor conyugal y le da la fuerza de avanzar siempre. Así se supera así toda dimensión familista y de exclusión. Por eso llega el momento en el que "dejará el hombre a su padre y a su madre". El amor que une a los dos esposos es generador y hace que el amor llegue hasta los confines de la tierra.