Memoria de los santos y de los profetas

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Génesis 8,6-13.20-22

Al cabo de cuarenta días, abrió Noé la ventana que había hecho en el arca, y soltó al cuervo, el cual estuvo saliendo y retornando hasta que se secaron las aguas sobre la tierra. Después soltó a la paloma, para ver si habían menguado ya las aguas de la superficie terrestre. La paloma, no hallando donde posar el pie, tornó donde él, al arca, porque aún había agua sobre la superficie de la tierra; y alargando él su mano, la asió y metióla consigo en el arca. Aún esperó otros siete días y volvió a soltar la paloma fuera del arca. La paloma vino al atardecer, y he aquí que traía en el pico un ramo verde de olivo, por donde conoció Noé que habían disminuido las aguas de encima de la tierra. Aún esperó otros siete días y soltó la paloma, que ya no volvió donde él. El año 601 de la vida de Noé, el día primero del primer mes, se secaron las aguas de encima de la tierra. Noé retiró la cubierta del arca, miró y he aquí que estaba seca la superficie del suelo. Noé construyó un altar a Yahveh, y tomando de todos las animales puros y de todas las aves puras, ofreció holocaustos en el altar. Al aspirar Yahveh el calmante aroma, dijo en su corazón: "Nunca más volveré al maldecir el suelo por causa del hombre, porque las trazas del corazón humano son malas desde su niñez, ni volveré a herir a todo ser viviente como lo he hecho. Mientras dure la tierra,
sementera y siega,
frío y calor,
verano e invierno,
día y noche,
no cesarán.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Nos encontramos en el final de los capítulos en los que la Biblia relata el diluvio, la primera gran catástrofe de la humanidad tras la que vio a Caín asesinar a Abel. Podemos ver la espera paciente de Noé, que quiere asegurarse de que las aguas del diluvio se han retirado de la tierra, para que los animales y los hombres puedan salir sin ser arrastrados por las aguas. Con este triple gesto de soltar la paloma -convertida con el tiempo en símbolo de paz con la rama de olivo en el pico-, parece querernos comunicar también la espera de este hombre que había escuchado la palabra de Dios, que quería ponerlo a salvo. La paz requiere paciencia y espera, una espera que no es inerte ni resignada; es más, requiere de sus artesanos, que saben observar, y en cierto sentido preparar el terreno para que pueda realizarse. También Noé salió al final del arca con su familia y todos los seres vivos salvados de las aguas. Lo primero que hizo fue "construir un altar al Señor" en señal de gratitud por la salvación alcanzada y la paz restablecida sobre la tierra. En este gesto se restablece la comunión con el Señor, que la humanidad interrumpió con la violencia, y que será sellada definitivamente con la renovación de la alianza entre Dios y Noé. Hay una unidad en la creación que se debe restablecer, esa ecología humana e integral de la que habla el papa Francisco en la Laudato si. El Señor mismo se compromete solemnemente con Noé para que la vida sobre la tierra sea preservada siempre, pero su compromiso parte de una verdad de la que debemos ser siempre conscientes: "Las trazas del corazón humano son malas desde su niñez". No se trata de una visión pesimista del hombre, sino de una advertencia que requiere atención, conciencia, porque el mal es fuerte y se insinúa en el corazón y los pensamientos sin que nos demos cuenta. Esta conciencia nos ayuda a reconocer nuestra fragilidad y a confiar en la fuerza que viene de Dios.