Lunes del ángel

Compartir En

Lunes del Ángel


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Cristo ha resucitado de entre los muertos y no muere más!
El nos espera en Galilea!

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 28,8-15

Ellas partieron a toda prisa del sepulcro, con miedo y gran gozo, y corrieron a dar la noticia a sus discípulos. En esto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «¡Dios os guarde!» Y ellas, acercándose, se asieron de sus pies y le adoraron. Entonces les dice Jesús: «No temáis. Id, avisad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán.» Mientras ellas iban, algunos de la guardia fueron a la ciudad a contar a los sumos sacerdotes todo lo que había pasado. Estos, reunidos con los ancianos, celebraron consejo y dieron una buena suma de dinero a los soldados, advirtiéndoles: «Decid: "Sus discípulos vinieron de noche y le robaron mientras nosotros dormíamos." Y si la cosa llega a oídos del procurador, nosotros le convenceremos y os evitaremos complicaciones.» Ellos tomaron el dinero y procedieron según las instrucciones recibidas. Y se corrió esa versión entre los judíos, hasta el día de hoy.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Cristo ha resucitado de entre los muertos y no muere más!
El nos espera en Galilea!

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Evangelio nos hace permanecer dentro del día de la resurrección. Las mujeres acaban de recibir el anuncio: ¡Jesús ha resucitado! y el ángel les invita a ir enseguida junto a los discípulos; y ellas "partieron a toda prisa del sepulcro, con miedo y gran gozo, y corrieron a dar la noticia a sus discípulos" (v.8). Pero Jesús sale a su encuentro y repite casi las mismas palabras del ángel: "No temáis. Id, avisad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán". Jesús resucitado quiere que los discípulos vayan a Galilea, aquella región periférica donde había comenzado su predicación. La Pascua representa un nuevo inicio. No faltan quienes quisieran bloquear la Pascua y su fuerza de cambio para que todo siga como siempre. Mateo narra que los sumos sacerdotes, asustados por el relato de los soldados, les corrompen con el dinero y les convencen para que mientan: el cuerpo de Jesús ha sido robado por los discípulos mientras ellos dormían. El mundo quiere las tumbas cerradas y se sirve de la mentira y de la corrupción para que no se difunda la noticia de que él ha resucitado. Desde aquella primera Pascua, quien anuncie esta noticia podrá ser llevado ante reyes y jueces para ser condenado, y por desgracia hoy son tantos los cristianos que sufren por la Pascua. Este es el sentido de los atentados que a veces golpean a los cristianos que se reúnen en la celebración del Domingo. Es esa cultura de la muerte que sigue golpeando a los cristianos mientras celebran el misterio central de su fe, la Pascua de resurrección, la victoria del bien sobre el mal. Desde esta cultura de la muerte se refuerza el desprecio por toda vida. La cultura de la muerte droga a los vivos, les embrutece, les apaga, para que sean esclavos y justifica el comercio de la muerte: se oculta el alimento a los hambrientos, se ofrece la droga a los resignados, se venden las armas a los airados; y se muere, se muere en muchos países y de muchos modos creyendo que esto sucede por motivos diferentes pero el diseño es el mismo, es el diseño de la cultura de la muerte que quiere que los hombres, desde que son jóvenes, sean estúpidos y egoístas. Quieren hacer callar también a sus discípulos. ¡No tengamos miedo! El Evangelio de Pascua nos muestra que bastan dos pobres mujeres, obedientes en todo al Evangelio, para vencer las intrigas de los sumos sacerdotes y para hacer correr en la historia el dinamismo de amor de la resurrección de Jesús.