Vigilia del domingo

Compartir En

Recuerdo de san Pancracio († 304), mártir a los 14 años por amor al Evangelio. Oración por las jóvenes generaciones, para que descubran el Evangelio y al Señor.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 16,23b-28

Hasta ahora nada le habéis pedido en mi nombre.
Pedid y recibiréis,
para que vuestro gozo sea colmado. Os he dicho todo esto en parábolas.
Se acerca la hora en que ya no os hablaré en parábolas,
sino que con toda claridad os hablaré acerca del
Padre. Aquel día pediréis en mi nombre
y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere,
porque me queréis a mí
y creéis que salí de Dios. Salí del Padre y he venido al mundo.
Ahora dejo otra vez el mundo y voy al Padre.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En los días precedentes el evangelio de Juan nos ha mostrado el vínculo de amor que une al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y que envuelve también a los discípulos. El fruto de este amor que crece es la alegría. Los discípulos pueden alegrarse porque ya no están solos y abandonados al destino del pecado y la muerte. La comunión con Jesús determina la nueva condición de los discípulos, su filiación con Dios. Por ello, los creyentes pueden pedir cualquier cosa al Padre y Él se la concederá. Esa certeza es el motivo de la alegría "plena". "Hasta ahora nada le habéis pedido en mi nombre", o sea, no se han unido a Jesús en la comunión de su Espíritu. Su fe era aún inmadura, pensaban en Jesús a la manera humana, con las categorías del mundo. Para comprender a Jesús y estar por tanto unidos a él es necesario acoger en nuestro corazón a su mismo Espíritu. Los discípulos lo recibirán el día de Pentecostés y les acompañará durante todos sus días; también nosotros lo recibimos en los signos sacramentales y cada vez que se nos anuncia la Palabra. Como a los discípulos de entonces, también a nosotros se nos abren los ojos del corazón y comprendemos el gran misterio de amor que nos envuelve. Jesús se lo había dicho hacía poco: "Os he dicho estas cosas estando entre vosotros. Pero el Paráclito... os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho" (Jn 14,25-26). La comunión con Jesús no es el fruto de un conocimiento abstracto y exterior; es sobre todo comunión de amor y de abandono confiado en Él. El apóstol Pablo, embargado de este amor, decía: "Para mí la vida es Cristo" (Flp 1, 21). La comunión con Jesús hace comprender con sus palabras que Él ha venido a la tierra para ser una cosa sola con los discípulos, para llevarles así al seno del Padre. Está a punto de pasar de este mundo al Padre, pero ya no regresa al Padre solo, como había bajado, sino con los discípulos de ayer, de hoy y de mañana, que se ha ganado con su sangre. Demos gracias al Señor por su amor que nos envuelve y nos salva.