Memoria de la Madre del Señor

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 71 (72), 1-2.7-8.12-13.17

1 Confía, oh Dios, tu juicio al rey,
  al hijo de rey tu justicia:

2 que gobierne rectamente a tu pueblo,
  a tus humildes con equidad.

7 Florecerá en sus días la justicia,
  prosperidad hasta que no haya luna;

8 dominará de mar a mar,
  desde el Río al confín de la tierra.

12 Pues librará al pobre suplicante,
  al desdichado y al que nadie ampara;

13 se apiadará del débil y del pobre,
  salvará la vida de los pobres.

17 ¡Que su fama sea perpetua,
  que dure tanto como el sol!
  ¡Que sirva de bendición a las naciones,
  y todas lo proclamen dichoso!

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El salmo 71, el último de la serie de las oraciones de David, narra el sueño de Israel, un pequeño pueblo, molestado con frecuencia por los pueblos vecinos y, todavía con más frecuencia, mal gobernado por sus propios reyes. El salmista espera que venga un rey que finalmente gobierne con rectitud y justicia. Y para el Señor la justicia no es una repartición fría de bienes, sino la atención privilegiada a los pobres para que vivan con dignidad, como todos. A lo largo de toda la Escritura la justicia está siempre ligada al amor y a la misericordia. Sin este lazo es difícil comprender el sentido profundo del mensaje bíblico sobre la dignidad de todo hombre. La oración del salmista se eleva al Señor para que el rey no sólo gobierne en nombre de Dios -esto lo han pretendido todos los reyes- sino según el diseño de Dios. Desde el inicio el salmista reza: “Confía, oh Dios, tu juicio al rey, al hijo de rey tu justicia: que gobierne rectamente a tu pueblo, a tus humildes con equidad” (vv.1-2). Ciertamente se reza para que el rey tenga un reino eterno, universal y victorioso: “Durará tanto como el sol, como la luna de edad en edad… dominará de mar a mar, desde el Río al confín de la tierra… Ante él se doblará la Bestia, sus enemigos morderán el polvo; los reyes de Tarsis y las islas traerán consigo tributo” (vv. 5-10). Pero la sabiduría en el gobernar no se transmite por dinastía o privilegios. Sólo Dios puede darla. El salmista tiene delante de sí la imagen de Salomón, que en el momento de su elección pidió precisamente a Dios la sabiduría al gobernar. Por esto en el salmo se reza por el rey, pero sobre todo se invoca de Dios un rey según Sus designios. En estas palabras se prefigura la venida del Mesías-rey, es decir, de un enviado de Dios que instaure un reino de paz y de justicia. Se entrevén ya las palabras de Isaías: “Reposará en la estepa la equidad, y la justicia morará en el vergel; el producto de la justicia será la paz, el fruto de la equidad, una seguridad perpetua. Se hará la estepa un vergel, y el vergel será considerado como selva” (32,16-17.15).