Memoria de la Iglesia

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Lucas 11,14-23

Estaba expulsando un demonio que era mudo; sucedió que, cuando salió el demonio, rompió a hablar el mudo, y las gentes se admiraron. Pero algunos de ellos dijeron: «Por Beelzebul, Príncipe de los demonios, expulsa los demonios.» Otros, para ponerle a prueba, le pedían una señal del cielo. Pero él, conociendo sus pensamientos, les dijo: «Todo reino dividido contra sí mismo queda asolado, y casa contra casa, cae. Si, pues, también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo va a subsistir su reino?.. porque decís que yo expulso los demonios por Beelzebul. Si yo expulso los demonios por Beelzebul, ¿por quién los expulsan vuestros hijos? Por eso, ellos serán vuestros jueces. Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios. Cuando uno fuerte y bien armado custodia su palacio, sus bienes están en seguro; pero si llega uno más fuerte que él y le vence, le quita las armas en las que estaba confiado y reparte sus despojos.» «El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Dios, hablando a Jeremías como se recoge en la primera lectura de hoy, dice: "No me escucharon ni aplicaron el oído, sino que atiesando la cerviz hicieron peor que sus padres". Estas palabras del profeta preanuncian las dificultades que Jesús mismo deberá afrontar a causa de su predicación. Él no dejaba de luchar contra el mal que esclaviza a los hombres. Un día, escribe Lucas, Jesús expulsaba un espíritu mudo de un hombre al que hacía incapaz de comunicarse con los demás. El diablo es verdaderamente -como indica el significado literal del término- el espíritu de la división, el que separa los unos de los otros. Es el príncipe de la soledad que continúa todavía hoy esclavizando a los hombres, creando barreras entre unos y otros. Es el inspirador de la imposibilidad de comunicación entre las personas, los pueblos y las naciones. Su presencia constante da razón de la increíble frecuencia de las tensiones y los conflictos en nuestra sociedad. Él, el príncipe del mal, no deja de trabajar para que la enemistad se extienda por todas partes. Los discípulos están llamados a estar atentos y vigilantes para no ser cómplices de este infierno que genera conflictos y guerras. Las acusaciones vertidas contra Jesús llegan hasta un punto increíble. Sin embargo el mal no se resigna: es verdaderamente descarado, y sigue actuando incluso cuando su obra destructora se hace evidente. Sólo el Señor hace el bien y difunde del amor, y por eso Jesús es el más fuerte, el que puede guardar la casa de la que habla el Evangelio. Y la casa es el corazón de cada uno de nosotros, que es puesto a prueba por las tentaciones. Pero también la propia comunidad cristiana puede ser la casa constantemente hostigada por las fuerzas del mal. Sólo quien confía en el Señor, sólo quien escucha su palabra con fidelidad, puede derrotar el poder del mal y recoger, para sí y para todos, frutos de amor y esperanza.