Memoria de los santos y de los profetas

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 6,35-40

Les dijo Jesús: «Yo soy el pan de la vida.
El que venga a mí, no tendrá hambre,
y el que crea en mí, no tendrá nunca sed. Pero ya os lo he dicho:
Me habéis visto y no creéis. Todo lo que me dé el Padre vendrá a mí,
y al que venga a mí
no lo echaré fuera; porque he bajado del cielo,
no para hacer mi voluntad,
sino la voluntad del que me ha enviado. Y esta es la voluntad del que me ha enviado;
que no pierda nada
de lo que él me ha dado,
sino que lo resucite el último día. Porque esta es la voluntad de mi Padre:
que todo el que vea al Hijo y crea en él,
tenga vida eterna
y que yo le resucite el último día.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

"Yo soy el pan de vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed". Finalmente, se cumplía la promesa de Dios, pero Jesús respondía también al hambre de salvación escondida en el corazón de los hombres: hambre de sentido, hambre de una vida que no termine con la muerte y que conduzca a la felicidad plena. Jesús era la respuesta bajada del cielo, y todos podían acogerla y hacerla suya. Pero Jesús señala con amargura que muchos, a pesar de ver los signos que hacía, no abrían su corazón para acoger su palabra. Sin embargo, él "no echaba a nadie": "Al que venga a mí no lo echaré fuera". Todo el que se acercaba a Jesús era acogido, era suficiente llamar para recibir respuesta. ¿No había dicho otras veces a las multitudes que le seguían: "Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso"? Además, había bajado del cielo precisamente para cumplir la voluntad del Padre que le había enviado; y la voluntad del Padre era claramente no perder a ninguno de los que le había confiado. Salvar a todos y no perder a ninguno es el trabajo continuo del Señor Jesús y, en la parábola de la oveja perdida, se describe no solo su pasión incluso por una sola oveja sino también su disponibilidad para afrontar peligros y recorrer caminos accidentados para salvarla. Esta es la preocupación constante de Jesús, quien desea que se repita durante los siglos a través de la Iglesia; sí, la Iglesia, toda comunidad cristiana, debe sentir ante todo la pasión por salvar a todos los hombres y el papa Francisco nos llama a esta pasión. No hay duda de que las inquietudes misioneras deben ser mucho más evidentes en nuestros días e involucrar a todos los cristianos. Por desgracia, estamos tan replegados sobre nosotros mismos que no sentimos la urgencia misionera; pero esto nos aleja de Jesús y de su esfuerzo por liberar al mundo de la esclavitud del mal. Es urgente que nos dejemos involucrar cada vez más por la misma pasión que impulsaba a Jesús a ir por las calles y las plazas de su época. Las palabras de Jesús que hemos escuchado en esta página del Evangelio nos muestran con claridad cuál es la voluntad de Dios y cómo realizarla en la tierra: "que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y que yo le resucite el último día". Es una promesa que se realiza en nosotros mismos precisamente mientras gastamos nuestra vida por el Señor y por los demás, tal como hizo Jesús.