Memoria de los santos y de los profetas

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 10,32-45

Iban de camino subiendo a Jerusalén, y Jesús marchaba delante de ellos; ellos estaban sorprendidos y los que le seguían tenían miedo. Tomó otra vez a los Doce y comenzó a decirles lo que le iba a suceder: «Mirad que subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas; le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles, y se burlarán de él, le escupirán, le azotarán y le matarán, y a los tres días resucitará.» Se acercan a él Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dicen: «Maestro, queremos, nos concedas lo que te pidamos.» El les dijo: «¿Qué queréis que os conceda?» Ellos le respondieron: «Concédenos que nos sentemos en tu gloria, uno a tu derecha y otro a tu izquierda.» Jesús les dijo: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado?» Ellos le dijeron: «Sí, podemos.» Jesús les dijo: «La copa que yo voy a beber, sí la beberéis y también seréis bautizados con el bautismo conque yo voy a ser bautizado; pero, sentarse a mi derecha o a mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado.» Al oír esto los otros diez, empezaron a indignarse contra Santiago y Juan. Jesús, llamándoles, les dice: «Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder. Pero no ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos, que tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Evangelio nos presenta a Jesús que sigue caminando con los discípulos hacia Jerusalén; y, no por casualidad, el evangelista observa que está "delante de ellos", precisamente como hace el pastor, mostrando así la verdadera autoridad, la de quien guía con amor. Esta atención con autoridad por parte de Jesús lleva a Santiago y Juan a pedir a Jesús sentarse a su derecha, es decir, tener un puesto alto e importante. Tal petición contrasta fuertemente con lo que Jesús acaba de confiar a los discípulos: el anuncio de su Pasión en Jerusalén. Sin embargo, una vez más, como había sucedido poco antes, los discípulos están distantes de las palabras del Maestro. Por lo demás, en el pueblo de Israel, la espera del Mesías se vinculaba a la idea del triunfo y del poder, y los discípulos, siguiendo el pensamiento de la mayoría, se habían adaptado a esta concepción del Mesías. En cambio, Jesús dice que "le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles...". Los dos apóstoles, como si no hubieran escuchado en absoluto, ¡cuántas veces nos sucede también a nosotros!, le piden que les reserve los puestos que hay a su lado. Jesús repite cómo se debe entender el poder entre los cristianos: "El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos". Jesús indica en el camino del servicio gratuito y generoso, en el trabajo humilde, intenso y obediente, el camino del discípulo. Para Jesús es grande, aquel que en la comunidad cristiana se pone el primero y más que todos al servicio de la comunidad y de los pobres; y el modelo, la única referencia para quien ejerce una responsabilidad es Jesús mismo, "Tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos". A todo cristiano, al igual que a la comunidad a la que pertenece, se le llama a contemplar en Cristo la imagen del siervo de todos, que lava los pies a los discípulos (Jn 13,1-17) y muere en cruz por la salvación de todos. Al imitar a Jesús, nos hacemos también nosotros, a nuestra vez, "esclavos" de nuestros hermanos.