news

Polonia es fría, pero no indiferente

27 Enero 2016 - WARSAW, POLONIA

PoloniaSin hogar

En Polonia continúa la ola de frío con temperaturas que en algunas localidades han llegado a los 20º C bajo cero. En pocos días han muerto más de 50 personas a causa del frío. Corre peligro la vida de muchos sintecho, para los que falta alojamiento y cobijo.

Compartir En

Según los cálculos más optimistas, en Varsovia viven más de 1000 sintecho, muchos más que las plazas de acogida temporal que ofrecen el ayuntamiento y varias asociaciones. La Comunidad de Sant’Egidio reparte cada jueves cena y bebidas calientes a 150 personas en dos lugares del centro de la ciudad. Además, sobre todo en estos días de frío intenso, visita varias veces a la semana a docenas de personas de las zonas más periféricas y aisladas: bosques, parques y casas en ruinas.

Después de la comida de Navidad, en la que 400 pobres se sentaron en una mesa preparada por casi 500 voluntarios, se organizó una recogida de mantas, ropa y zapatos de invierno, y también una campaña para comprar estufas que ha tenido un gran apoyo en las redes. Entre sus partidarios, el conocido periodista Szymon Hołownia, que ha escrito en su blog: "Estuve por Varsovia con la Comunidad de Sant’Egidio. Conocí a Edek y a Dorota, que han vivido durante muchos años en una tienda de campaña cerca del aeropuerto y que ahora, gracias a los amigos de Sant'Egidio, viven en una caravana. Tiena una estufa, una cocina, una cama... pero sobre todo, a Edek, al que los de Sant'Egidio sacaron literalmente de la cárcel. Estaba entre rejas por un asunto del pasado, por el que ya había pagado. Y os aseguro que si todos los maridos trataran así a sus esposas, no existirían los matrimonios infelices". Invitando a ayudar a los sintecho, Hołownia escribió que "en Sant'Egidio desaparece la distancia entre quien ayuda y quien recibe ayuda, y las relaciones de amistad, siempre que es posible, son de tú a tú. Los sintecho, por su parte, a cambio de la ayuda, dan oraciones y palabras sabias, y también quilos y quilos de sentido de la vida”.

Gracias a los artículos y a los reportajes televisivos sobre la comida de Navidad y sobre las actividades de Sant'Egidio, los sintecho son cada vez menos invisibles y cada vez hay más gente que quiere ayudarles. Otro blogger, muy conocido entre los jóvenes, tras haber participado en la comida de Navidad, lanzó un llamamiento en Facebook: "¡Ayudemos a los sintecho! No os imagináis lo que podemos recibir a cambio".