news

Un nuevo vuelo a Italia que da esperanza. Llegan con los corredores humanitarios 93 solicitantes de asilo provenientes de Libia

25 Noviembre 2021 - ROMA, ITALIA

Libiacorredores humanitarios

Compartir En

Hoy han llegado a Roma 93 solicitantes de asilo provenientes de Libia. Tras su llegada, podrán solicitar el estatuto de refugiado, lo que les dará acceso a la protección.   

Los solicitantes de asilo viajaron en un vuelo chárter de ACNUR, la Agencia de la ONU para los refugiados. Este es el primer grupo que llega en aplicación de un protocolo firmado por los Ministerios del Interior y de Asuntos Exteriores y de Cooperación Internacional, la ACNUR, la Comunidad de Sant'Egidio, la Federación de Iglesias Evangélicas de Italia y la Mesa Valdense. Los vuelos se organizan de acuerdo con un nuevo mecanismo que combina las buenas prácticas de evacuaciones de emergencia y los corredores humanitarios. Creados en 2016, los corredores humanitarios han permitido la llegada a Europa de 4.023 personas, de las cuales 3.313 a Italia.

Este mecanismo de admisión humanitaria, que también utiliza la colaboración del Instituto Nacional de Promoción de la Salud de las Poblaciones Migrantes y para la lucha contra las enfermedades de la pobreza, beneficiará a 500 personas vulnerables, incluidos niños, mujeres víctimas de la trata, supervivientes de la violencia y la tortura y personas con problemas de salud graves que se ven obligadas a huir de sus países. Algunos fueron liberados recientemente de la detención, mientras que otros eran prisioneros de redes de trata.

Los solicitantes de asilo serán recibidos por la Comunidad de Sant'Egidio, la FCEI y la Mesa Valdense, y seguirán el itinerario de integración de los corredores humanitarios, con la excepción de 3 menores extranjeros no acompañados que, en virtud de su vulnerabilidad específica, entrarán en proyectos específicos del sistema nacional de acogida.

«El Ministerio del Interior ha promovido este Protocolo que combina los éxitos de los programas anteriores de Corredores Humanitarios con los procedimientos de evacuación realizados de manera positiva en los últimos años, confirmando a Italia como un modelo europeo para las rutas de acceso legal para los refugiados y personas vulnerables», dijo Michele di Bari, jefe del Departamento de Libertades Civiles e Inmigración. «Es una intuición feliz que combina las competencias del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional y el Ministerio del Interior con las de la ACNUR y el impulso de la solidaridad de las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en ámbito social. Nos complace poder ofrecer a los refugiados entrantes la oportunidad de entrar de manera segura y esperanza para el futuro».

«El Ministerio de Relaciones Exteriores ha apoyado firmemente la reanudación de las evacuaciones humanitarias de Libia, en estrecho diálogo con las autoridades de ese país», dijo Luigi Maria Vignali, Director General de Italianos en el Exterior y Políticas Migratorias del Ministerio de Relaciones Exteriores Asuntos y cooperación internacional. «Una vez más, es una demostración del fuerte valor añadido de nuestra Embajada en Trípoli y del compromiso constante del Ministerio de Relaciones Exteriores con la protección de los refugiados».

«Agradecemos a Italia que haga posibles estas operaciones que salvan vidas de personas vulnerables. Las instituciones y la sociedad civil italianas han demostrado una vez más el valor de trabajar juntas para acoger e integrar a los refugiados», dijo Chiara Cardoletti, representante de la ACNUR para Italia, la Santa Sede y San Marino. «Las condiciones en Libia siguen siendo terribles para las personas que huyen, y esperamos que otros países puedan seguir pronto el ejemplo y el compromiso de Italia».

«Finalmente, la pesadilla del abuso y la violencia en los campos de detención termina para estas personas y se abre un futuro diferente, amparado por los derechos humanos», dijo Marco Impagliazzo, presidente de la comunidad de Sant'Egidio. «Nos complace darles la bienvenida e iniciar para todos ellos el proceso de integración, ya experimentado, de los corredores humanitarios. Es un mensaje claro también para Europa, hasta ahora sin una respuesta conjunta y a menudo insensible, ante un fenómeno, como el de la inmigración, que es necesario tratar con urgencia y, al mismo tiempo, con la debida humanidad».

«Siguiendo la experiencia consolidada de los corredores humanitarios, nuestra organización diaconal está dispuesta a dar la bienvenida y apoyar a estas mujeres, hombres y niños que han sobrevivido a experiencias terribles en sus necesidades básicas de dignidad e inclusión humana y social plena. Un compromiso de solidaridad que forma parte de una visión de Europa que no levanta muros de indiferencia o egoísmo ante los dramas de guerras, explotación, graves injusticias que desgarran la vida y las esperanzas de un futuro digno de demasiados seres humanos», dijo Alessandra Trotta, moderadora del Mesa valdense.

«La experiencia del INMP desde 2017 en la atención médica en el desembarco de personas provenientes de Libia a través de los corredores de evacuación organizados por el Ministerio del Interior y por la ACNUR ahora se incluye dentro de un dispositivo de colaboración más amplio entre el sistema público y las organizaciones privadas que honra a un gran país como Italia, siempre cerca de los vulnerables y de quienes huyen de las guerras», dijo Concetta Mirisola, Gerente General del INMP.

«Hoy, lo más importante es que estas personas hayan escapado de los campos de concentración libios. Los corredores humanitarios son un primer paso en un proyecto más grande, una pieza de un sistema de recepción que se centra en la solidaridad, que Europa debería asumir. Como iglesias protestantes, en Lampedusa, ayudamos a las personas que abandonaron Libia. Arriesgan o pierden la vida después de una violencia inaudita: ya no debe suceder más», dijo Daniele Garrone, presidente de la Federación de Iglesias Evangélicas de Italia.

Desde 2017, la ACNUR ha evacuado o reasentado a 6.826 refugiados y solicitantes de asilo provenientes de Libia, incluidos 968 en Italia. Las evacuaciones se reanudaron este mes tras un año de interrupción cuando las autoridades libias levantaron la prohibición de los vuelos humanitarios.

Los canales regulares y seguros son un salvavidas para los refugiados, ya que les permiten reconstruir un futuro con dignidad sin verse obligados a  embarcarse en viajes peligrosos a manos de traficantes sin escrúpulos. Al mismo tiempo, también representan una signo tangible de solidaridad con los países que acogen a las poblaciones de refugiados más grandes.



Un nuevo vuelo a Italia que da esperanza. Llegan con los corredores humanitarios 93 solicitantes de asilo provenientes de Libia
Un nuevo vuelo a Italia que da esperanza. Llegan con los corredores humanitarios 93 solicitantes de asilo provenientes de Libia
Un nuevo vuelo a Italia que da esperanza. Llegan con los corredores humanitarios 93 solicitantes de asilo provenientes de Libia
Un nuevo vuelo a Italia que da esperanza. Llegan con los corredores humanitarios 93 solicitantes de asilo provenientes de Libia
Un nuevo vuelo a Italia que da esperanza. Llegan con los corredores humanitarios 93 solicitantes de asilo provenientes de Libia
Un nuevo vuelo a Italia que da esperanza. Llegan con los corredores humanitarios 93 solicitantes de asilo provenientes de Libia
Un nuevo vuelo a Italia que da esperanza. Llegan con los corredores humanitarios 93 solicitantes de asilo provenientes de Libia
Un nuevo vuelo a Italia que da esperanza. Llegan con los corredores humanitarios 93 solicitantes de asilo provenientes de Libia
Un nuevo vuelo a Italia que da esperanza. Llegan con los corredores humanitarios 93 solicitantes de asilo provenientes de Libia