news

Los encuentros interreligiosos “Sed de Paz” de Benín y Burkina Faso en el 30 aniversario del Espíritu de Asís

27 Octubre 2016

BeninBurkina FasoEspíritu de AsísAsís 2016#Thirst4peacePeace Meeting Asís 2016

Compartir En

El Espíritu de Asís sopla también en África: 30 años después de la Jornada de oración por la paz que impulsó Juan Pablo II en Asís en 1986, se han llevado a cabo en Benín y en Burkina Faso los encuentros interreligiosos de diálogo y oración “Sed de Paz”, organizados por la Comunidad de Sant'Egidio.

Al encuentro de la ciudad de Savé, en Benín, junto a muchos jóvenes y ancianos, asistieron representantes de la Iglesia católica, de las Iglesias protestantes y del islam, junto a una representación de los líderes locales y del alcalde de la ciudad.

Fue especialmente significativo el encuentro de Uagadugú, en Burkina Faso, que se celebró en el Splendid Hotel, escenario de terribles ataques terroristas que sufrió la ciudad el 15 de enero de 2016 (LEE LA NOTICIA>>).

Junto al cardenal Philippe Nakellentuba, arzobispo metropolita de Uagadugú, estaban presentes el imán Ilboudo Khalidou de la Federación de Asociaciones Islámicas de Burkina (FAIB), KuugNaaba, representante de los jefes tradicionales y el pastor Moise Sawadogo, de la Federación de las Iglesias y Misiones Evangélicas (FEME).

l imán Ilboudo, insistiendo mucho en el tema de la paz, afirmó, citando a Khalil Gibran, que “la tierra es mi patria, la humanidad, mi familia”. El representante del islam destacó que la paz no es solo la ausencia de guerra sino sobre todo aceptar a los demás, compasión por los pobres y solidaridad global.

Manifestando su compromiso de orar por la paz, el líder religioso también anunció su disponibilidad para ser mediador en las comunidades de base para promover el diálogo y la convivencia.

El cardenal Philippe Nakellentuba afirmó la importancia de que los líderes religiosos trabajen juntos para prevenir conflictos, a la luz de la actualidad, tan dramáticamente caracterizada por el terrorismo y el fuerte crecimiento del extremismo religioso.

La ceremonia se cerró con la lectura y la firma del Llamamiento de Paz.