LAS CASAS AMIGAS

Compartir En

UN NUEVO MODELO DE VIVIENDA PARA QUE LOS DISCAPACITADOS PUEDAN VIVIR EN LA CIUDAD SIN BARRERAS

La incertidumbre del futuro es uno de los problemas que las personas con discapacidad y sus familias advierten con mayor preocupación. A menudo las soluciones que se proponen a nivel institucional son poco personalizadas y terminan por añadir el peso de la soledad a la situación de discapacidad. El ingreso en un centro sigue siendo todavía una de las soluciones más extendidas. Los Amici se ayudan unos a otros a quedarse en su entorno, en su casa y a encontrar respuestas sostenibles de vivienda, como las convivencias, los pisos tutelados o las casas familia, intentando dar valor y aprovechar al máximo los recursos humanos, sociales y económicos de los mismos discapacitados.

Las casas familia de Viale Dei Quattro Venti de Roma nacen del deseo de crear respuestas duraderas que permitan que los discapacitados elijan la forma de vida que prefieren y que lleguen a ser autónomos, que ejerzan la libertad de elegir su futuro y de ser independientes gracias, entre otras cosas, a la amistad y al apoyo de los no discapacitados. A ello se ha llegado dando valor a los recursos económicos y de vivienda de los discapacitados que son los propietarios de los apartamentos y que han decidido alojar a otros discapacitados.

La casa está dividida en tres unidades de vivienda situadas en el mismo edificio, que están parcialmente conectadas. Eso permite tener momentos de vida en común, y al mismo tiempo garantiza la privacidad y la articulación de la vida según las exigencias de cada uno. Dos pisos tienen servicios de lavandería y cocina comunes, y están unidos por un ascensor y un gran jardín. La casa, que no tiene barreras arquitectónicas, no está aislada del contexto ciudadano, y está bien conectada mediante transporte público.

De ese modo se respeta el deseo de los residentes de continuar teniendo una vida social rica, se facilita la autonomía en los desplazamientos y pueden llevar a cabo actividades laborales y recreativas.

Para la gestión doméstica y las actividades del día a día, los Amici de las casas familia cuentan con la ayuda gratuita de amigos no discapacitados de la Comunidad de Sant’Egidio. Así los recursos económicos de cada uno, aunque sean limitados, permiten que todos vivan cómodamente.

La casa, además, tiene una función de apoyo a las familias, ya que dispone de algunas camas de emergencia para acogidas temporales.