Fiesta de san Egidio en la conmemoración de los 1300 años de la muerte del santo

San Egidio

Compartir En

El 2020 se cumple el 1300 aniversario de la muerte de san Egidio, que según la tradición, fue en el año 720, en el monasterio que él fundó en el sur de Francia, que desde la Edad Media es meta de peregrinación desde toda Europa.

El 1 de septiembre, fiesta de san Egidio, celebramos esta conmemoración con una liturgia eucarística presidida por el card. Matteo Zuppi, arzobispo de Bolonia y titular de la iglesia de Sant'Egidio, en la plaza de Santa María de Trastevere de Roma, a las 19.30.

Es una fiesta de acción de gracias por la protección de san Egidio, cuyo nombre lleva la Comunidad, motivo de gratitud y valiosa herencia para la vida de los pobres.

 

La celebramos unidos con todas las Comunidades del mundo, que se conectarán por streaming, con la red de municipios de los que san Egidio es patrón y con todos los amigos que nos acompañan.

Cómo seguir la liturgia el 1 de septiembre

La liturgia se transmitirá en directo el 1 de septiembre a las 19:30 por la web www.santegidio.org y también por las páginas de lengua inglesa, francesa, alemana, española, portuguesa, polaca y húngara, así como en las siguientes redes sociales:

YouTube: IT - EN - ES - FR - PT - PL - DE - CS

Facebook: IT - EN - ES - FR - PT

Website: HU


La historia de Egidio, el santo

No hay muchas noticias de la vida de Egidio, un joven rico de Grecia que buscaba a Dios. Los pocos testimonios narran que era un hombre esquivo, que rechazaba la fama y los honores, pero que se convierte en un potente intercesor gracias a su oración. Sus compañeros de viaje son los pobres: mendigos, enfermos de todo tipo, náufragos, personas poseídas por demonios, campesinos, y la cierva, el símbolo de una naturaleza amenazada por la voracidad del hombre, que fue protegida por su mano. Por esto se le representa con una mano herida por una flecha mientras protege una cierva agredida por la caza del hombre.

Su fama está contada en un libro, el Liber Miraculorum, que atestigua que su nombre era invocado en los casos más desesperados, y reúne algunas de las oraciones que se le dirigían. Una de estas reza:

“Egidio, servidor de Dios, tú que liberas siempre a los prisioneros, fuerza de los débiles, puerto para los que surcan el mar, refugio protector de los que están en la tormenta, ven en nuestra ayuda”.

Más información

La iglesia de Sant’Egidio de Roma

Historia de san Egidio y de la iglesia dedicada a él - Blog (IT)