MOZAMBIQUE Y LA COMUNIDAD DE SANT'EGIDIO, TREINTA AÑOS DESPUÉS DE LOS ACUERDOS DE PAZ

PazMozambique

Compartir En

La paz

El 4 de octubre de 1992, en Roma, Joaquim Chissano, presidente mozambiqueño y secretario del Frelimo, y Afonso Dhlakama, líder de Renamo, firmaron un Acuerdo general de paz que puso fin a 16 años de guerra civil, con un millón de muertos y más de cuatro millones de refugiados. La firma puso fin a un largo proceso de negociación que tuvo lugar en la sede de la Comunidad de Sant'Egidio. En el antiguo monasterio de Trastevere Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad, Matteo Zuppi, hoy cardenal y arzobispo de Bolonia, Jaime Gonçalves, arzobispo de Beira, fallecido en 2016, junto con Mario Raffaelli, representante del gobierno italiano, habían tejido pacientemente un diálogo con los beligerantes, que durante más de dos años, un diálogo que empezó el 10 de julio de 1990. El entonces secretario general de la ONU, Boutros-Ghali, habló de una «fórmula italiana» para describir la «actividad pacificadora» de la Comunidad, «única en su género» porque está formada por «técnicas caracterizadas por la confidencialidad y la informalidad». Este año se celebrarán los treinta años de paz con diversas iniciativas en Italia y Mozambique.


Gracias a la paz, empezó un tiempo nuevo para Mozambique, que ha significado ante todo un desarrollo económico y social, un camino que a pesar de no ser simple y lineal, ha sido una historia de éxito, que demuestra que un Estado puede dejar atrás el gigantesco sufrimiento de una guerra civil para hacer frente a desafíos siempre complejos, pero en gran medida manejables en un contexto de paz: la economía, el bienestar de sus habitantes y las relaciones internacionales en el mundo globalizado.
Sant'Egidio, que hoy cuenta en aquel país con miles de personas de todas las edades, ha estado al lado de Mozambique en los últimos años para ganar, después de la guerra, también la paz. Una generación que no vivió el conflicto creció en las Escuelas de Paz que la Comunidad abrió en docenas de ciudades y pueblos. Un vasto movimiento de Jóvenes por la Paz también se difundió por escuelas y universidades, propagando una cultura de solidaridad y gratitud, premisas para una sociedad pluralista y pacífica, y trabajando concretamente a favor de los niños de la calle, los ancianos –víctimas muhcas veces de prejuicios y del aislamiento social– y de otros sectores desfavorecidos de la sociedad.
Además, a través del programa BRAVO! (Birth Registration against Oblivion) , la Comunidad ha permitido que decenas de miles de niños mozambiqueños se pudieran inscribir en el registro civil, y, de ese modo, los ha salvado de la invisibilidad y ha defendido sus derechos. Por último, ya después de 1992, la Comunidad ha acompañado todo el trabajo político y diplomático para mantener la paz, un trabajo que se ha desarrollado en los últimos años, hasta la firma del último acuerdo el 7 de agosto de 2019. PARA SABER MÁS

La crisis en el norte

Desde 2017, el norte de Mozambique ha sido víctima de ataques terroristas que han causado más de 4000 muertos y casi un millón de refugiados y desplazados internos, una situación que crea un gran sufrimiento a la población mozambiqueña. Sant'Egidio está presente en la región de Cabo Delgado, donde se perpetran ataques yihadistas y donde se encuentran la mayoría de las personas desplazadas. En los últimos años, la Comunidad ha intentado responder a la creciente necesidad de los desplazados y en los últimos meses ha distribuido varias toneladas de alimentos, junto con máscaras, jabón, ropa y mantas. Se atendió a unas 100.000 personas ubicadas en las provincias de Cabo Delgado, Nampula, Niassa, Zambesia y Sofala. Muchas de estas actuaciones se llevan a cabo en colaboración con asociaciones de la sociedad civil o comunidades religiosas locales, cristianas y musulmanas, con las que existe una valiosa colaboración y el deseo compartido de ayudar a las víctimas del conflicto. Además de proporcionar los bienes de primera necesidad, Sant'Egidio está preparando la distribución de herramientas agrícolas y semillas y se dispone a empezar cursos de formación profesional para jóvenes desplazados. PARA SABER MÁS


Programa DREAM para el tratamiento del sida en África

Surgido en 2002 por iniciativa de la Comunidad de Sant'Egidio, el programa DREAM  (Disease Relief through Excellent and Advanced Means), que ahora está presente en 10 países africanos (Mozambique, Malaui, Tanzania, Kenia, República de Guinea, República Centroafricana, Nigeria, Eswatini, República Democrática del Congo y Camerún) con 50 centros de tratamiento, tanto en ciudades como en zonas rurales, ha atendido a más de 500 mil personas enfermas hasta la fecha y ha logrado que 150 mil niños nacieran sanos a pesar de que su madre fuera seropositiva.
El programa nació como una revuelta contra la resignación ante los 30 millones de pacientes de sida que en África a principios de siglo no recibían tratamiento, una cifra que en pocos años podría haber alcanzado dimensiones de genocidio. DREAM es, por lo tanto, hijo de un sueño (como dice su acrónimo), el de lograr la igualdad entre el norte y el sur del mundo garantizando el acceso gratuito a la terapia completa y la ayuda sanitaria global, según un modelo económicamente compatible y replicable en el África subsahariana y en países con recursos limitados. Prevé educación sanitaria, sostén nutricional, diagnósticos avanzados, formación del personal, lucha contra la malaria, la tuberculosis, las infecciones oportunistas y especialmente la desnutrición, todos los factores que hacen que la terapia sea eficaz y también la prevención en sí misma.

 

DREAM en Mozambique

Mozambique es el país donde nació DREAM en febrero de 2002. Fue en Maputo. Desde entonces se ha extendido por todo el territorio nacional con 12 centros. Desde 2002, DREAM ha tratado a más de 230 mil personas en el país, no se limita a repartir medicamentos, sino que se centra en el diagnóstico, la adherencia al tratamiento y el seguimiento de otras enfermedades: la malaria, la tuberculosis, la desnutrición, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y el cáncer. Todo está gestionado por personal local, altamente cualificado y que se forma constantemente, y cuenta con tres laboratorios de biología molecular, dos centros de nutrición en Maputo y Beira y un laboratorio las necesidades básicas en Quelimane.
Desde el inicio de la pandemia del coronavirus, también se han activado los centros Dream para la prevención del virus y la vacunación, que en África todavía están en niveles muy bajos. Desde enero de 2022 hasta hoy, más de 20.000 personas se han vacunado contra la covid 19 en el país. VISITA LA WEB DEL PROGRAMA DREAM

El programa DREAM también impulsa una capilar actividad de sensibilización sobre el tratamiento y la prevención del sida gracias a verdaderos activistas, especialmente mujeres, que crearon el movimiento «Eu DREAM» («Yo sueño»). Tras haber demostrado la eficacia del método DREAM en propia piel, los activistas difunden información sanitaria fundamental para garantizar el derecho a la salud dirigiéndose a un gran número de personas y convenciendo a los enfermos, con su ejemplo, de que empiecen el tratamiento.

El centro DREAM de Zimpeto

El centro DREAM de Zimpeto es una referencia para el tratamiento de mujeres y niños en todo el país. Se encuentra en el distrito de Ka Mabukwana, en las afueras del norte de Maputo, una de las zonas más pobladas y pobres de la ciudad, con sus 350.000 habitantes, donde los servicios de salud son completamente insuficientes. Se estima que en Maputo, la prevalencia del VIH está alrededor del 23% de la población adulta.
El centro polivalente, construido en una superficie de 2.000 m2, incluye cuatro secciones especializadas: una para el tratamiento de la infección por VIH y la prevención de la transmisión de la madre al feto, otra para el diagnóstico precoz de las neoplasias de la mujer (cáncer de cuello uterino y de mama), otra para el tratamiento de la tuberculosis (la principal causa de muerte entre las personas con VIH y una de las principales causas de muerte en general en Mozambique) y otra destinada a los pacientes desnutridos, especialmente a los niños.
Desde que llegaron las vacunas contra el covid 19, el centro no solo ha vacunado a sus 5.000 pacientes y al personal sanitario, sino también a una gran parte de la población de la zona.
El laboratorio es un centro avanzado y permite hacer el seguimiento tanto del tratamiento de la infección por el VIH (mediante análisis de biología molecular) como de las demás patologías asociadas. Además, el centro está equipado con un sistema de energía solar, construido gracias a un acuerdo entre el Ministerio de Medio Ambiente de Italia y el Ministerio de Energía de Mozambique, y un sistema de reciclaje de aguas pluviales. De esta manera, se logra un impacto ambiental muy bajo y un modelo virtuoso de intervención ecológica.
El centro también se beneficia del programa de telemedicina que DREAM puso en marcha hace unos años, que conecta a unos ochenta especialistas europeos en línea, que, de forma gratuita, permiten acceder a consejos médicos de alto nivel (como la Universidad de Roma Tor Vergata, el Instituto Carlo Besta de Milán, la Universidad de Pisa, el Instituto Superior de Salud y otros) incluso en situaciones de pobreza extrema o falta de herramientas de diagnóstico.
El 6 de septiembre de 2019, el papa Francisco visitó el centro Dream de Zimpeto, donde se reunió con los enfermos y el personal.



Mira el vídeo de la visita del papa Francisco


Programa Bravo! de inscripción en el registro civil

El programa BRAVO!, que está activo en varios países africanos, quiere lograr que todos los niños tengan certificado de nacimiento para hacer frente al creciente fenómeno de menores que no constan en el registro civil y, de ese modo, se ven expuestos a todo tipo de abusos, y a las consecuencias que tiene esta falta de inscripción en el registro para la paz y la estabilidad de muchos países del mundo. En Mozambique BRAVO! (Birth Registration for All Versus Oblivion) promueve la inscripción en el registro civil de los niños al nacer en 24 centros de salud de diferentes ciudades y pueblos del país, y subsana la falta de inscripción mediante procedimientos de inscripción tardía, especialmente para los menores que asisten a la escuela primaria.
Hasta ahora, se han inscrito en el registro 195.000 bebés y 285.000 niños en el país, todos de forma gratuita. Recientemente, BRAVO! ha empezado sus actividades en la provincia de Cabo Delgado, afectada por una oleada de ataques terroristas que ha obligado a casi un millón de personas a huir de sus hogares. Hasta la fecha, se han cinco millones de niños en todo el mundo se han inscrito en el registro civil gracias al programa BRAVO!

Un cuadro para la paz

El artista Stefano Di Stasio dedicó un gran cuadro al proceso de paz de Mozambique, cuadro que se conserva en la Sala de la Paz de Sant'Egidio, y que está inspirado en el pasaje de Isaías 11,6: «Serán vecinos el lobo y el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito, el novillo y el cachorro pacerán juntos...». MÁS INFORMACIÓN

Cuadro de Stefano Di Stasio sobre la paz en Mozambique - Sala de la Paz, Comunidad de Sant'Egidio

Las Comunidades de Sant'Egidio en Mozambique y la promoción de la educación a la paz

Después de la paz, la Comunidad de Sant'Egidio se extendió por todo el territorio de Mozambique; actualmente está presente en 131 localidades, entre  ciudades y pueblos.
En Mozambique, la Comunidad sintió especialmente la responsabilidad de mantener vivo el recuerdo de los acuerdos de paz alcanzados en 1992 y de difundir una cultura de paz que lo arraigara en el país, empezando especialmente por los más jóvenes. De hecho, más de la mitad de la población mozambiqueña nació después de 1992 y no ha conocido la guerra. Por esta razón, con motivo del 4 de octubre de cada año, la Comunidad organiza encuentros de educación a la paz en numerosas escuelas y universidades de Mozambique y en las ciudades, celebra asambleas con jóvenes.

El compromiso a favor de una cultura de paz ha crecido aún más desde 2010, cuando el presidente Chissano proclamó el 4 de octubre fiesta nacional, el «Dia da paz». Desde entonces, cada año las Comunidades han organizado marchas por la paz y ceremonias interreligiosas en el espíritu de Asís.

Este año en particular, para conmemorar los 30 años de paz, pero también en un momento marcado por la tragedia del terrorismo en el norte del país, habrá encuentros públicos en Maputo, Nampula y Beira y se celebrarán otros eventos en el resto de Mozambique.
 

PARA SABER MÁS

La visita de cardenal Matteo Zuppi a Mozambique para conmemorar los 30 años

EL LIBRO

Mozambique: una paz para África (R.Morozzo della Rocca)