Vigilia del domingo

Compartir En

Invocación

En la certeza de la misericordia de Dios,
oremos al Señor.

Señor ten piedad, Señor ten piedad, Señor ten piedad.

Para que nos desate de las vendas de nuestro pecado
y nos vuelva a llamar a la vida verdadera.

Señor ten piedad, Señor ten piedad, Señor ten piedad.

Para que libere a cada hombre del peso que lo oprime
y lo regenere a una vida nueva.

Señor ten piedad, Señor ten piedad, Señor ten piedad.

Para que venga pronto a salvarnos
y a cada hombre de nuestra ciudad.

Señor ten piedad, Señor ten piedad, Señor ten piedad.

Seguros de la misericordia del Señor,
abramos nuestro corazón ante él.

Señor ten piedad, Señor ten piedad, Señor ten piedad.