Memoria de los santos y de los profetas

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Primera Corintios 6,12-20

«Todo me es lícito»; mas no todo me conviene. «Todo me es lícito»; mas ¡no me dejaré dominar por nada! La comida para el vientre y el vientre para la comida. Mas lo uno y lo otro destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. Y Dios, que resucitó al Señor, nos resucitará también a nosotros mediante su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? Y ¿había de tomar yo los miembros de Cristo para hacerlos miembros de prostituta? ¡De ningún modo! ¿O no sabéis que quien se une a la prostituta se hace un solo cuerpo con ella? Pues está dicho: Los dos se harán una sola carne. Mas el que se une al Señor, se hace un solo espíritu con él. ¡Huid de la fornicación! Todo pecado que comete el hombre queda fuera de su cuerpo; mas el que fornica, peca contra su propio cuerpo. ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es santuario del Espíritu Santo, que está en vosotros y habéis recibido de Dios, y que no os pertenecéis? ¡Habéis sido bien comprados! Glorificad, por tanto, a Dios en vuestro cuerpo.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

«“Todo me es lícito”; mas no todo me conviene», dice Pablo. El cristiano es liberado de la esclavitud del pecado, de la prepotencia de sus instintos y sus pasiones. Nuestro cuerpo, rescatado a un caro precio por Jesús (el texto dice: «Habéis sido bien comprados»), se ha convertido en templo del Espíritu Santo, es decir, forma parte del mismo cuerpo de Cristo. Por eso no podemos convertirlo en instrumento del mal. Si lo hacemos, a través del desorden de nuestro cuerpo implicamos al mismo Jesús. Y el apóstol pone el expresivo ejemplo de la unión con la «prostituta». Aquí Pablo no actúa como moralista; en realidad, muestra una gran consideración por nuestro cuerpo. No solo no lo desprecia, como solían hacer algunas corrientes filosóficas griegas, sino que lo convierte en parte del misterio mismo de Jesús: «Vuestros cuerpos son miembros de Cristo», y por lo tanto participan en el evento pascual de Jesús. El Padre, del mismo modo que salvó de la muerte a su Hijo, también nos salvará a nosotros, con nuestro cuerpo. Por eso alejar el cuerpo de ese vínculo con Jesús es profanarlo y traicionarlo en su misma naturaleza. Ésa es la razón profunda de la aversión de Pablo a toda «fornicación». Escribe a los corintios: «¡Huid de la fornicación!». La impureza no es solo una cuestión «corporal», afecta también al corazón, es decir, a toda la persona humana. Por eso el apóstol exhorta: «Glorificad a Dios en vuestro cuerpo».