Memoria de Jesús crucificado

Compartir En

Recuerdo de los primeros mártires de la Iglesia de Roma durante la persecución de Nerón.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 24,4-13

Jesús les respondió: «Mirad que no os engañe nadie. Porque vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo: "Yo soy el Cristo", y engañarán a muchos. Oiréis también hablar de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado, no os alarméis! Porque eso es necesario que suceda, pero no es todavía el fin. Pues se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá en diversos lugares hambre y terremotos. Todo esto será el comienzo de los dolores de alumbramiento. «Entonces os entregarán a la tortura y os matarán, y seréis odiados de todas las naciones por causa de mi nombre. Muchos se escandalizarán entonces y se traicionarán y odiarán mutuamente. Surgirán muchos falsos profetas, que engañarán a muchos. Y al crecer cada vez más la iniquidad, la caridad de la mayoría se enfriará. Pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Inmediatamente después de recordar a Pedro y a Pablo, la Iglesia romana recuerda a sus primeros mártires, los cristianos que el año 64, después del incendio de Roma por parte de Nerón, fueron echados a los leones o quemados vivos. Es una conmemoración que nos recuerda que, desde sus inicios, la Iglesia ha crecido sobre todo gracias al testimonio de los santos mártires. Juan Pablo II, evocando a los mártires de la primera Iglesia, quiso recordar a los «nuevos mártires» del siglo XX, un increíble número de hombres y mujeres, de todas las confesiones cristianas, que dieron su vida por la fe. Todos ellos, los mártires de ayer y los de hoy, nos recuerdan que hay que pagar un alto precio por seguir el Evangelio, y que siempre requiere renunciar a uno mismo y dar la vida por el Señor y por los demás. El pasaje del Evangelio que hemos escuchado forma parte del discurso escatológico de Jesús. Es un recordatorio a los discípulos para que estén atentos y perseveren en la fe. La exhortación a guardarse de los falsos mesías tiene plena actualidad al inicio de este siglo, pues es fácil que personas o grupos se vistan de un mesianismo que lleva a exaltarse solo a uno mismo o los intereses de uno mismo, llegando incluso a pisotear a quien es distinto. Jesús, con gran tristeza, afirma que «la caridad de muchos se enfriará». Hoy, efectivamente, se ha enfriado el amor por los débiles, se ha enfriado el amor por África, se ha enfriado el compromiso por ayudar a los países más pobres. Y han crecido conflictos entre los pueblos y los enfrentamientos entre los países. Y no pocos testimonios del Evangelio que predican el amor y la concordia son alejados y quedan excluidos hasta llegar a ser odiados y asesinados. Pero Jesús exhorta a los discípulos a no aplacar su testimonio. Bien al contrario, deben intensificar su dedicación para que el Evangelio llegue hasta los confines de la tierra. Esa es la primera y más eficaz manera que tienen los cristianos de amar el mundo.