Oración por la Paz

Compartir En

En la Basílica de Santa María de Trastévere se reza por la paz.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 1,18-24

La generación de Jesucristo fue de esta manera: Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo. Su marido José, como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto. Así lo tenía planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.» Todo esto sucedió para que se cumpliese el oráculo del Señor por medio del profeta: Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo,
y le pondrán por nombre Emmanuel,

que traducido significa: «Dios con nosotros.» Despertado José del sueño, hizo como el Ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

A pocos días para la Navidad la figura de José viene a nuestro encuentro. La primera página de Mateo nos presenta la genealogía de Jesús, que se cierra con el recuerdo de José, "el esposo de María, de la que nació Jesús". El evangelista habla de él pocas veces. Y al presentar cómo sucedió el nacimiento de Jesús, "El origen de Jesucristo fue de esta manera", parece querer subrayar su turbación interior. En efecto, habla de José y de su drama frente a lo que está sucediendo ante sus ojos. José era ya el desposado de María, y, según la tradición judía, se trataba ya de un matrimonio de facto. Por esto, cuando se da cuenta de que María está embarazada, se siente como un marido traicionado y, en consecuencia, con derecho a celebrar un divorcio oficial. En consecuencia, María habría aparecido como adúltera, y, por tanto, sería rechazada y marginada por sus parientes y por todos los habitantes de la aldea. Se trataba de una situación verdaderamente dramática. Y podemos imaginar la turbación de este joven que se siente traicionado por su esposa, que le parecía, con razón, verdaderamente extraordinaria. Y quizá precisamente por la alta consideración que José tenía de ella, decidió repudiarla en secreto. La amaba hasta tal punto que interpretó la ley de forma más que delicada; diría misericordiosa. No obstante, si aquel hombre justo hubiera actuado según su propósito habría cometido un acto contra la "justicia" más profunda de Dios. Hay un "más allá" de Dios que el ángel le revela en el sueño. José escucha al ángel, comprende el misterio de María y acepta implicar su vida en aquel misterio. José acepta perder sus proyectos personales y se adhiere al sueño de Dios sobre María y el mundo. El ángel sigue hablándole y le revela el lugar que ocupa en esta historia de salvación: "le pondrás por nombre Jesús". José debe reconocer y decir quién es ese hijo. A pocos días de la Navidad, José se convierte en la imagen del creyente y nos indica a cada uno de nosotros cómo vivir el misterio que nos apresuramos a celebrar: escuchando la Palabra de Dios y preparándonos para tomar con nosotros a Jesús que está por nacer. El Padre que está en los cielos nos lo confía, como hizo con José, para que pueda crecer y llevar a todos su salvación.