Memoria de la Iglesia

Compartir En

Comienza la Semana de oración por la unidad de los cristianos. Recuerdo especial de la Iglesia católica


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 3,7-12

Jesús se retiró con sus discípulos hacia el mar, y le siguió una gran muchedumbre de Galilea. También de Judea, de Jerusalén, de Idumea, del otro lado del Jordán, de los alrededores de Tiro y Sidón, una gran muchedumbre, al oír lo que hacía, acudió a él. Entonces, a causa de la multitud, dijo a sus discípulos que le prepararan una pequeña barca, para que no le aplastaran. Pues curó a muchos, de suerte que cuantos padecían dolencias se le echaban encima para tocarle. Y los espíritus inmundos, al verle, se arrojaban a sus pies y gritaban: «Tú eres el Hijo de Dios.» Pero él les mandaba enérgicamente que no le descubrieran.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Vista la hostilidad de los fariseos, Jesús abandonó Cafarnaún y su sinagoga para ir hacia aquellas multitudes que le escuchaban de buen agrado. En cualquier ciudad o región a donde vaya, Jesús se encuentra siempre rodeado de multitudes que se estrechan alrededor suyo. Son muchos los que acuden de todas las regiones, como recuerda este pasaje. Ellos, como todas las multitudes, incluso las de hoy, resultan agobiantes. Tienen necesidad física de ver, de encontrar, de tocar a alguien que les comprenda y ayude. Por esto siguen apremiando: quieren acercarse, tocar y descargar todo su dolor, todas sus esperanzas sobre aquel hombre bueno. Por otra parte, ¿a quién podrían acudir sin ser rechazados? Saben bien que en Jesús encuentran a un hombre bueno y compasivo que nunca les rechazará. La disponibilidad de Jesús no significa renunciar a desempeñar su ministerio. Y decide subir a una barca para alejarse un poco de la orilla y poder ver a todos. Y continúa hablando a la multitud. Es una escena que impresiona por su fuerza. Aquella barca se convierte en un nuevo púlpito para Jesús. ¿Cómo no ver en ella la imagen de la Iglesia? Debemos preguntarnos con seriedad: ¿dónde pueden las multitudes de hoy, más numerosas que las de entonces, "tocar" a Jesús? ¿A dónde pueden llevar los muchos que están necesitados su equipaje de dolor y sus esperanzas para ser curados y consolados? ¿No deberían ser nuestras comunidades cristianas de hoy el cuerpo de Jesús que los pobres y los débiles pudieran alcanzar y "tocar"? Nuestro mundo necesita una Iglesia cercana, próxima. Hoy más que ayer. De hecho, parecen crecer las barreras que ponen los que están bien, ya sean individuos o incluso naciones, para impedir a las multitudes de pobres, especialmente los del Sur del mundo, llegar si quiera a rozar las fronteras. ¡Nada que ver con una presión aplastante! Las barreras -a veces hechas de ladrillos y muchas veces de prejuicios- están inspiradas por esos "espíritus inmundos" de los que habla el evangelista, que quieren impedir que la palabra de Jesús llegue al corazón de quien lo escucha. El Evangelio nos muestra cuánto más fuerte es la fuerza de Jesús que la de tales espíritus. El Señor da a sus discípulos esta misma fuerza suya para que puedan continuar su misión de salvación en todos lados.