Memoria de la Iglesia

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 7,24-30

Y partiendo de allí, se fue a la región de Tiro, y entrando en una casa quería que nadie lo supiese, pero no logró pasar inadvertido, sino que, en seguida, habiendo oído hablar de él una mujer, cuya hija estaba poseída de un espíritu inmundo, vino y se postró a sus pies. Esta mujer era pagana, sirofenicia de nacimiento, y le rogaba que expulsara de su hija al demonio. El le decía: «Espera que primero se sacien los hijos, pues no está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos.» Pero ella le respondió: «Sí, Señor; que también los perritos comen bajo la mesa migajas de los niños.» El, entonces, le dijo: «Por lo que has dicho, vete; el demonio ha salido de tu hija.» Volvió a su casa y encontró que la niña estaba echada en la cama y que el demonio se había ido.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Terminada la polémica de Jesús con los fariseos sobre las abluciones y la pureza legal, el texto de Marcos nos propone el episodio de la mujer sirofenicia. Jesús vuelve de nuevo a tierra pagana y allí permanece por un tiempo para cumplir con una auténtica y verdadera misión de evangelización. El evangelista Marcos parece subrayar en los capítulos 7 y 8 la determinación de Jesús de ir más allá de los confines del pueblo judío. Saliéndose de los confines de Israel Jesús quiere mostrar de forma directa que el Evangelio no está reservado sólo para algunos pueblos o grupos, o únicamente a determinadas personas. No hay nadie en el mundo que sea ajeno al Evangelio, nadie que no pueda -es más, que no deba- ser tocado por la misericordia del Señor. El ejemplo de la mujer sirofenicia, tal como lo cuenta el evangelista, parece "obligar" a Jesús a ensanchar los límites de su misión. En este caso es la oración de esta mujer la que doblega el corazón de Jesús: ella insiste en pedir la curación de su hija enferma. Es un ejemplo para todos nosotros creyentes: así se reza. Por otra parte es el mismo Jesús el que ha insistido en más ocasiones sobre la perseverancia en la oración: "Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, halla; y al que llama, le abrirán" (Lc 11, 9-10). La insistencia de esta pobre mujer nos ayuda a comprender la misericordia y la bondad de Dios: el Señor no sabe resistirse a la oración sincera de sus hijos, ni siquiera de aquellos considerados lejanos de la fe de su pueblo. Esta mujer perseveró en la oración y Jesús la escuchó, yendo mucho más allá de sus peticiones: no le dio sólo las migajas, sino la plenitud de la vida para la hija. Verdaderamente el corazón del Señor es grande y rico en misericordia; a nosotros se nos pide sólo dirigirnos a Él con fe. Dice Jesús al final de la parábola sobre la eficacia de la oración: "Si, pues, vosotros, aun siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!" (Lc 11, 13).