Memoria de la Iglesia

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Colosenses 3,12-17

Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros. Y por encima de todo esto, revestíos del amor, que es el vínculo de la perfección. Y que la paz de Cristo presida vuestros corazones, pues a ella habéis sido llamados formando un solo Cuerpo. Y sed agradecidos. La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza; instruíos y amonestaos con toda sabiduría, cantad agradecidos, himnos y cánticos inspirados, y todo cuanto hagáis, de palabra y de boca, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por su medio a Dios Padre.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol llama a los cristianos "elegidos de Dios, santos y amados". Los creyentes, engendrados por el amor de Dios, fueron apartados para pertenecer a Él y gozar de su amistad como hijos predilectos. Y si Cristo, la imagen perfecta de Dios, se ha convertido en el todo de la vida del creyente, este debe hacer suyo el comportamiento de Cristo y hacerse cada vez más similar a Él. No es casual que las cinco virtudes que el apóstol menciona al inicio de este pasaje (v. 12) recuerden la actitud misma de Dios y de Cristo con Israel. El apóstol insiste en dos actitudes: soportarse mutuamente y perdonar. Se podría decir que el amor soporta y perdona porque su objetivo es la comunión entre los hermanos y la unidad de la comunidad. Para el apóstol, el amor, más que una virtud es el espíritu mismo de Dios que el creyente vierte en el corazón. Pablo utiliza la imagen del vestido y pide a los cristianos que extiendan el amor de Dios a las virtudes enumeradas anteriormente, como una especie de manto que las cubre todas. El amor, efectivamente, es el "broche de la perfección", es decir, el nexo que mantiene unidas todas las virtudes y que hace que la comunión entre los hermanos sea firme y compacta. El ágape es la fuente de todas las virtudes y el fin al que todas tienden: la comunión con Dios y con los hermanos. El apóstol recuerda la importancia fundamental de la Palabra que, de algún modo, preside el amor porque la Iglesia vive de la Palabra de Dios, que hace presente al mismo Jesús entre los discípulos. El Evangelio no es un texto de estudio; es sacramento de Cristo, lugar de encuentro entre Jesús y el creyente. La Palabra acogida y vivida se convierte así en la base de la unidad de la comunidad y la fuente de los cantos de alegría y de acción de gracias que suben a Dios por el don de la salvación. La experiencia de encontrarse con Jesús resucitado, vivida en la comunidad que escucha y reza, hace surgir en el creyente el impulso de vivir el amor en cualquier lugar, sin marcarse fronteras.