Memoria de la Madre del Señor

Compartir En

Recuerdo de san Felipe Neri (†1595), "apóstol de Roma".


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 20,17-27

Desde Mileto envió a llamar a los presbíteros de la Iglesia de Éfeso. Cuando llegaron donde él, les dijo: «Vosotros sabéis cómo me comporté siempre con vosotros, desde el primer día que entré en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad y lágrimas y con las pruebas que me vinieron por las asechanzas de los judíos; cómo no me acobardé cuando en algo podía seros útil; os predicaba y enseñaba en público y por las casas, dando testimonio tanto a judíos como a griegos para que se convirtieran a Dios y creyeran en nuestro Señor Jesús. «Mirad que ahora yo, encadenado en el espíritu, me dirijo a Jerusalén, sin saber lo que allí me sucederá; solamente sé que en cada ciudad el Espíritu Santo me testifica que me aguardan prisiones y tribulaciones. Pero yo no considero mi vida digna de estima, con tal que termine mi carrera y cumpla el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de dar testimonio del Evangelio de la gracia de Dios. «Y ahora yo sé que ya no volveréis a ver mi rostro ninguno de vosotros, entre quienes pasé predicando el Reino. Por esto os testifico en el día de hoy que yo estoy limpio de la sangre de todos, pues no me acobardé de anunciaros todo el designio de Dios.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tras desembarcar en Mileto, el apóstol hace llamar a los presbíteros de la comunidad de Éfeso para que se reúnan con él. El apóstol quiere despedirse de ellos y dejarles su "testamento pastoral", ya que ellos serán los responsables de la comunidad. Y empieza recordando su propio testimonio: "Sabéis bien cómo me he comportado siempre con vosotros". El apóstol es consciente de que aquellos "presbíteros" deben ser los "modelos de la grey". Pablo se presenta como su modelo de pastor y les recuerda cómo ha vivido él mismo durante sus tres años de ministerio en Éfeso. Y sintetiza en una sola palabra cómo debe vivir el pastor: "sirviendo". Dice a los presbíteros: "Sabéis bien cómo me he comportado siempre con vosotros... sirviendo al Señor con toda humildad y lágrimas, y aceptando las pruebas que me vinieron". Para Pablo, pues, su ministerio es un "servicio al Señor". Así es como Jesús nos indicó el camino para comunicar el Evangelio. La mansedumbre, en efecto, abre el corazón y lo prepara para escuchar el Evangelio y para encontrarse con Dios. Pablo anuncia a los presbíteros de Éfeso que irá a Jerusalén, no por capricho suyo sino por acción del Espíritu. No sabe exactamente qué le va a pasar, pero es consciente de que servir al Señor comporta oposición y pruebas: habla de "tribulación" y apunta también a la muerte. El "martirio" es fundamental para el Evangelio. Albert Schweitzer, el conocido biblista protestante del siglo pasado que se fue a vivir a una leprosería de África, escribía: "Tenemos que ser capaces de volver a sentir en nosotros lo que Jesús tiene de heroico... Solo entonces nuestro cristianismo y nuestra concepción del mundo recuperarán la heroicidad y se vivificarán". Ser "mártir", decía monseñor Romero, significa "dar la vida" por el Señor y por los demás, no importa si es con la sangre o de otro modo. Lo importante es gastarse totalmente para comunicar el Evangelio.