Memoria de los santos y de los profetas

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Corintios 12,31-13,13

¡Aspirad a los carismas superiores! Y aun os voy a mostrar un camino más excelente. Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo caridad, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. Aunque tuviera el don de profecía, y conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas, si no tengo caridad, nada soy. Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad, nada me aprovecha. La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta. La caridad no acaba nunca. Desaparecerán las profecías. Cesarán las lenguas. Desaparecerá la ciencia. Porque parcial es nuestra ciencia y parcial nuestra profecía. Cuando vendrá lo perfecto, desaparecerá lo parcial. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño. Al hacerme hombre, dejé todas las cosas de niño. Ahora vemos en un espejo, en enigma. Entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo parcial, pero entonces conoceré como soy conocido. Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de todas ellas es la caridad.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Esta es una de las páginas más conocidas del apóstol Pablo. Para indicar el amor evangélico, Pablo utiliza el término griego agape, que se utilizaba menos que eros o philia, por ejemplo. El amor cristiano -el que vivió y demostró Jesús, y que lo llevó a la cruz- era tan desconocido que había que encontrar un término nuevo. Efectivamente, era un amor inconcebible humanamente: un amor desinteresado, gratuito, incluso injustificado, porque continúa actuando -y es lo mínimo que se puede decir- incluso fuera de la reciprocidad. El ágape es el amor de Dios infundido en nuestros corazones. Es un "carisma" en el sentido que es un don que Dios nos hace de manera gratuita. El apóstol puede decir que es el carisma más alto, precisamente, porque es Dios mismo. Por eso el amor no puede ser el fruto de nuestro trabajo. Hay que acogerlo, custodiarlo, alimentarlo, hacerlo crecer. Por eso es presentado también como un "camino" que hay que recorrer. Pero ante todo es un don que debemos acoger. Si este don falta -es decir, si falta un amor gratuito como el que vivió Jesús- es inútil, dice Pablo, hablar la lengua de los ángeles. Es inútil poseer la profecía. Es inútil incluso la fe, y también lo es despojarse de uno mismo. El amor evangélico es la sustancia de la salvación, porque el amor es Dios mismo. Y quien lo acoge es tolerante, benévolo, humilde, paciente, bueno, misericordioso. La lista de adjetivos dibuja los peldaños que forman el camino de la perfección. Cada creyente debe recorrerlos, porque son el mejor camino de todos, un camino que se abre para todos. Sin amor, todo queda en nada; el amor gratuito de Dios es la fuente de todo bien. Este amor es ya ahora la eternidad.