Memoria de los santos y de los profetas

Compartir En

Recuerdo del beato Giuseppe Puglisi, sacerdote de la Iglesia de Palermo, asesinado por la mafia en 1993.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Efesios 3,2-12

si es que conocéis la misión de la gracia que Dios me concedió en orden a vosotros: cómo me fue comunicado por una revelación el conocimiento del Misterio, tal como brevemente acabo de exponeros. Según esto, leyéndolo podéis entender mi conocimiento del Misterio de Cristo; Misterio que en generaciones pasadas no fue dado a conocer a los hombres, como ha sido ahora revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu: que los gentiles sois coherederos, miembros del mismo Cuerpo y partícipes de la misma Promesa en Cristo Jesús por medio del Evangelio, del cual he llegado a ser ministro, conforme al don de la gracia de Dios a mí concedida por la fuerza de su poder. A mí, el menor de todos los santos, me fue concedida esta gracia: la de anunciar a los gentiles la inescrutable riqueza de Cristo, y esclarecer cómo se ha dispensado el Misterio escondido desde siglos en Dios, Creador de todas las cosas, para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora manifestada a los Principados y a las Potestades en los cielos, mediante la Iglesia, conforme al previo designio eterno que realizó en Cristo Jesús, Señor nuestro, quien, mediante la fe en él, nos da valor para llegarnos confiadamente a Dios.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo presenta su misión teniendo en cuenta el gran designio que Dios tiene para la humanidad, y que consiste en lograr la unidad de todos los pueblos y permitir que accedan al Padre: "Yo, Pablo, el prisionero de Cristo en favor de vosotros, los gentiles". El apóstol subraya el vínculo con Cristo que lo eligió y lo envió a los gentiles, es decir, a todos los que no pertenecen al pueblo de Israel. Pablo se siente como "prisionero" de esta misión, en el sentido que la vive en total dependencia del Señor. Es apóstol como los demás (cf. Ef 2,20), pero merece más que los demás el título de "apóstol de las naciones". Pablo es consciente de la grandeza de su misión, es consciente de que el Evangelio lo ha convertido en "ministro". Esta misión no es para él motivo de orgullo personal, pues sabe de qué vida ha sido salvado y para qué misión ha sido elegido. Pablo subraya su pequeñez para destacar la grandeza de la vocación que ha recibido, la de comunicar "la insondable riqueza de Cristo". Este "misterio", que se le ha manifestado a él, es inaccesible a la experiencia normal. Solo Dios lo revela. Y para Pablo ha sido una experiencia espiritual abrumadora, una luz que ha penetrado en lo más hondo de su corazón y a su vez le ha permitido iluminar a los hombres (cfr. 2 Co 4,6). Podríamos identificar en esta experiencia de Pablo la dimensión carismática de la Iglesia que continúa todavía hoy, con modalidades distintas. Todos estamos llamados a unirnos a Cristo y convertirnos en un solo "hombre nuevo", es decir, una sola familia formada por todos los pueblos. Y la Iglesia es el instrumento con el que Cristo quiere llevar la reconciliación a los pueblos del mundo. Su unidad interna es fermento de unidad entre los pueblos. Por eso es por lo que Jesús había orado: "Que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado" (Jn 17,21). La comunidad de creyentes se convierte en mediadora de aquella relación nueva con toda la humanidad que Dios estableció a través de Jesús. Es una tarea ardua y difícil. Por eso Pablo invita a no desanimarse. Las tribulaciones que esta tarea comporta son la señal de un nuevo nacimiento, de una nueva humanidad.