Liturgia del domingo

Compartir En

III de Adviento
Recuerdo de Gigi, niño de Nápoles que murió violentamente en 1983. Con él recordamos a todos los niños que sufren o que mueren por la violencia de los hombres. Oración por los niños.


Primera Lectura

Isaías 35,1-6.8.10

Que el desierto y el sequedal se alegren,
regocíjese la estepa y la florezca como flor; estalle en flor y se regocije
hasta lanzar gritos de júbilo.
La gloria del Líbano le ha sido dada,
el esplendor del Carmelo y del Sarón.
Se verá la gloria de Yahveh,
el esplendor de nuestro Dios. Fortaleced las manos débiles,
afianzad las rodillas vacilantes. Decid a los de corazón intranquilo:
¡Animo, no temáis!
Mirad que vuestro Dios
viene vengador;
es la recompensa de Dios,
él vendrá y os salvará. Entonces se despegarán los ojos de los ciegos,
y las orejas de los sordos se abrirán. Entonces saltará el cojo como ciervo,
y la lengua del mudo lanzará gritos de júbilo.
Pues serán alumbradas en el desierto aguas,
y torrentes en la estepa, Habrá allí una senda y un camino,
vía sacra se la llamará;
no pasará el impuro por ella,
ni los necios por ella vagarán. Los redimidos de Yahveh volverán,
entrarán en Sión entre aclamaciones,
y habrá alegría eterna sobre sus cabezas.
¡Regocijo y alegría les acompañarán!
¡Adiós, penar y suspiros!

Salmo responsorial

Salmo 145 (146)

¡Alaba a Yahveh, alma mía!
A Yahveh, mientras viva, he de alabar,
mientras exista salmodiaré para mi Dios.

No pongáis vuestra confianza en príncipes,
en un hijo de hombre, que no puede salvar;

su soplo exhala, a su barro retorna,
y en ese día sus proyectos fenecen.

Feliz aquel que en el Dios de Jacob tiene su apoyo,
y su esperanza en Yahveh su Dios,

que hizo los cielos y la tierra,
el mar y cuanto en ellos hay;
que guarda por siempre lealtad,

hace justicia a los oprimidos,
da el pan a los hambrientos,
Yahveh suelta a los encadenados.

Yahveh abre los ojos a los ciegos,
Yahveh a los encorvados endereza,
Ama Yahveh a los justos,

Yahveh protege al forastero,
a la viuda y al huérfano sostiene.
mas el camino de los impíos tuerce;

Yahveh reina para siempre,
tu Dios, Sión, de edad en edad.

Segunda Lectura

Santiago 5,7-10

Tened, pues, paciencia, hermanos, hasta la Venida del Señor. Mirad: el labrador espera el fruto precioso de la tierra aguardándolo con paciencia hasta recibir las lluvias tempranas y tardías. Tened también vosotros paciencia; fortaleced vuestros corazones porque la Venida del Señor está cerca. No os quejéis, hermanos, unos de otros para no ser juzgados; mirad que el Juez está ya a las puertas. Tomad, hermanos, como modelo de sufrimiento y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor.

Lectura del Evangelio

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ayer fui sepultado con Cristo,
hoy resucito contigo que has resucitado,
contigo he sido crucificado,
acuérdate de mí, Señor, en tu Reino.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 11,2-11

Juan, que en la cárcel había oído hablar de las obras de Cristo, envió a sus discípulos a decirle: «¿Eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro?» Jesús les respondió: «Id y contad a Juan lo que oís y veis: los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la Buena Nueva; ¡y dichoso aquel que no halle escándalo en mí!» Cuando éstos se marchaban, se puso Jesús a hablar de Juan a la gente: «¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento? ¿Qué salisteis a ver, si no? ¿Un hombre elegantemente vestido? ¡No! Los que visten con elegancia están en los palacios de los reyes. Entonces ¿a qué salisteis? ¿A ver un profeta? Sí, os digo, y más que un profeta. Este es de quien está escrito: He aquí que yo envío mi mensajero delante de ti,
que preparará por delante tu camino.
«En verdad os digo que no ha surgido entre los nacidos de mujer uno mayor que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es mayor que él.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ayer fui sepultado con Cristo,
hoy resucito contigo que has resucitado,
contigo he sido crucificado,
acuérdate de mí, Señor, en tu Reino.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Homilía

La Palabra de Dios que se nos dirige en este tercer Domingo de Adviento invita a todos los que habitan en el desierto de este mundo a alegrarse porque reciben una promesa: "Se verá la gloria del Señor, el esplendor de nuestro Dios" (Is 35,2). El profeta abre los ojos de los que le escuchan más allá de la tristeza y la resignación de este mundo e invita a todos a la esperanza y a la espera del adviento de Dios.
Juan, que no por casualidad nos acompaña en este tiempo hacia la Navidad, envía a sus discípulos donde Jesús para preguntarle: "¿Eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro?". Es la pregunta de este tiempo de Adviento; pero es también la pregunta cotidiana de la persona religiosa y de quien lleva en su corazón la suerte del mundo. También nosotros, en este Domingo, preguntamos cuál es el Adviento, cuándo y cómo se realizará la profecía de Isaías. Se lo preguntamos a la Palabra del Señor, como aquellos discípulos de Juan se lo preguntaron a Jesús. El evangelista escribe que los discípulos de Juan fueron acogidos por el profeta de Nazaret que no les dejó sin respuesta: "Id y contad a Juan lo que oís y veis: los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la Buena Nueva". Retomando las palabras del profeta Isaías, Jesús manda decir a Juan que aquella profecía se ha realizado, no es solo un sueño, ya es realidad.
A través de su persona que camina en medio de los hombres, la profecía de Isaías ha comenzado su cumplimiento definitivo. Y Jesús añade: "¡Dichoso aquel que no halle escándalo en mí!". En él se cumple el diseño de Dios, no en lo extraordinario de lo maravilloso o en el misterio del esoterismo mágico, sino en la sencillez de la misericordia y de la compasión. A las generaciones cristianas, también a la nuestra, les toca hacer visibles los signos que Jesús mismo estableció como inicio de un mundo renovado. Podremos decir también nosotros a quien nos pregunte: "Id y contad lo que oís y veis". Pues bien, los signos de este Adviento están también hoy. Hay quien ha empezado a anunciar el Evangelio a los pobres, hay quien realiza los milagros de la caridad, de la justicia, de la misericordia de Dios. Hay quien, olvidándose de sí mismo, se ha puesto al servicio de los más débiles y de los más pobres. Hay ciegos que ven amigos cariñosos a su lado, hay quienes saben consolar al que llora y saben ser tiernos y atentos con los enfermos y abandonados.
Dichoso el que acoge estos signos y se deja tocar el corazón. Jesús ha venido y nos enseña a caminar con él, a trabajar con él, a querer con él, a conmovernos con él por aquellas multitudes cansadas y abatidas que encuentra a lo largo del camino. Él nos enseña a no desesperar en la espera y a no cerrar nuestro corazón en el angosto horizonte de hoy, en el orgullo o en la resignación. "¡Ven, Señor Jesús!", era la antigua oración de los cristianos. Y es también nuestra oración que nos libra de la fascinación triste del desierto de este mundo.