Oración por los pobres

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Amós 2,6-10.13-16

Así dice Yahveh: ¡Por tres crímenes de Israel y por cuatro,
seré inflexible!
Porque venden al justo por dinero
y al pobre por un par de sandalias; pisan contra el polvo de la tierra la cabeza de los débiles,
y el camino de los humildes tuercen;
hijo y padre acuden a la misma moza,
para profanar mi santo Nombre; sobre ropas empeñadas se acuestan
junto a cualquier altar,
y el vino de los que han multado beben en la casa de
su dios... Yo había destruido al amorreo delante de ellos,
que era alto como la altura de los cedros
y fuerte como las encinas;
yo había destruido su fruto por arriba
y sus raíces por abajo. Y yo os hice subir a vosotros del país de Egipto
y os llevé por el desierto cuarenta años,
para que poseyeseis la tierra del amorreo. ¡Pues bien, yo os estrujaré debajo,
como estruja el carro que está lleno de haces! Entonces le fallará la huida al raudo,
el fuerte no podrá desplegar su vigor,
y ni el bravo salvará su vida. El que maneja el arco no resistirá,
no se salvará el de pies ligeros,
el que monta a caballo no salvará su vida, y el más esforzado entre los bravos
huirá desnudo el día aquel,
oráculo de Yahveh.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este oráculo del profeta es el resultado de los crímenes cometidos contra los pobres. Siete pecados, todos caracterizados por la injusticia y la corrupción de la vida: desde la venta de hombres como esclavos para obtener beneficios hasta la brutalidad de pisar "contra el polvo de la tierra" a los pobres, desde la inmoralidad de los comportamientos hasta la negación de los derechos o el sacrilegio de apropiarse de los bienes del santuario. Para quien vive en la saciedad y en la abundancia, la vida de los demás y en especial la de los pobres a menudo no tiene ningún valor. El profeta Amós, que se indigna ante esta situación, es consciente de la responsabilidad de denunciarla públicamente para que los culpables se conviertan y la vida de la sociedad siga las enseñanzas del Señor. Es el estilo típico de los profetas: anunciar la Palabra de Dios es siempre denunciar las injusticias y las violencias contra los demás, sobre todo si son pobres y débiles. En el caso de Israel -y también de los discípulos de Jesús- hay un duro agravante respecto de los otros pueblos: el Señor lo ha ayudado y lo ha liberado. Dios -recuerda el profeta Amós- había liberado a Israel de los amorreos (los habitantes de la tierra de Canaán), pueblo fuerte y guerrero, para que pudiera vivir en la libertad de ser el pueblo de la alianza con él. Pero Israel se engrió hasta el punto de pensar que podía prescindir del Señor, que era autosuficiente. Olvidar la misericordia de Dios hace ser arrogante y por eso Dios rebajará a Israel ("yo os aplastaré debajo") hasta que no reconozca su fragilidad, su debilidad y su necesidad de recibir ayuda. Solo en Dios está la fuerza de los creyentes, tanto ayer como hoy.