Oración por los pobres

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ezequiel 1,2-5.24-28

El día cinco del mes - era el año quinto de la deportación del rey Joaquín - la palabra de Yahveh fue dirigida al sacerdote Ezequiel, hijo de Buzí, en el país de los caldeos, a orillas del río Kebar, y allí fue sobre él la mano de Yahveh. Yo miré: vi un viento huracanado que venía del norte, una gran nube con fuego fulgurante y resplandores en torno, y en el medio como el fulgor del electro, en medio del fuego. Había en el centro como una forma de cuatro seres cuyo aspecto era el siguiente: tenían forma humana. Y oí el ruido de sus alas, como un ruido de muchas aguas, como la voz de Sadday; cuando marchaban, era un ruido atronador, como ruido de batalla; cuando se paraban, replegaban sus alas. Y se produjo un ruido. Por encima de la bóveda que estaba sobre sus cabezas, había algo como una piedra de zafiro en forma de trono, y sobre esta forma de trono, por encima, en lo más alto, una figura de apariencia humana. Vi luego como el fulgor del electro, algo como un fuego que formaba una envoltura, todo alrededor, desde lo que parecía ser sus caderas para arriba; y desde lo que parecía ser sus caderas para abajo, vi algo como fuego que producía un resplandor en torno, con el aspecto del arco iris que aparece en las nubes los días de lluvia: tal era el aspecto de este resplandor, todo en torno. Era algo como la forma de la gloria de Yahveh. A su vista caí rostro en tierra y oí una voz que hablaba.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

A partir de hoy la liturgia nos propone algunos pasajes del profeta Ezequiel. De él se sabe muy poco. Era un hombre casado y miembro de una familia sacerdotal que se había formado en el entorno del Templo de Jerusalén, pero que había vivido su ministerio de profeta sobre todo en la diáspora babilonia. En aquella situación el profeta tuvo que ayudar al pueblo de Israel a comprender nuevamente la alianza con Dios. La vocación de Ezequiel es un llamamiento que se produce dentro de la nueva situación de Israel. Dios siempre habla dentro de la historia de los hombres para que sea posible salvarse incluso en situaciones que parecían imposibles, como la de un pueblo exiliado. Estamos en los primeros capítulos. Dios se manifiesta al profeta con las connotaciones típicas que acompañan a su presencia en otras ocasiones: viento impetuoso (recordemos Pentecostés), nubes (acompañaba a Israel en el desierto) y fuego (el Sinaí). En los tiempos difíciles Dios no se esconde, prepara su llegada, porque no abandona a su pueblo. Él, que tenía su morada en el templo de Jerusalén (Ezequiel, que era sacerdote, lo sabía), ahora se manifiesta también en el exilio. Por eso el profeta debe describir con varias imágenes su llegada: los cuatro seres humanos, aunque con semblantes de animales (que más adelante serán los querubines, 10,1ss), luego el carro, el firmamento, en el que se encuentra el trono, donde destaca la gloria de Dios, su presencia visible. Toda la creación (hombres, animales, firmamento) participa en esta manifestación, como indicando que está ocurriendo algo extraordinario y totalmente nuevo. Por eso el profeta, ante la gloria del Señor no puede más que pararse: "A su vista caí rostro en tierra y oí una voz que hablaba". Ese es el significado de aquella manifestación de Dios: quiere hablar al profeta y por eso este lo debe ver y acoger.